Destacados, Destacados RDS, Europa, Mundo

Tras la sentencia, el Govern catalán pedirá la amnistía de independentistas

cataluna

La sentencia por unanimidad a exlíderes del procés que llevaron a cabo el referéndum del 1-O despertó las protestas en Cataluña como rechazo a la decisión final tomada por el Tribunal Supremo español. El fallo no trajo tranquilidad a ninguna de las partes que, entre quienes consideran que la consulta popular fue un acto de rebeldía, les resultó insuficiente condenar por sedición a los acusados, mientras que los defensores de la Declaración Unilateral de Independencia, cuestionaron la decisión del máximo tribunal.

Lejos de poner fin a un conflicto histórico entre la comunidad autónoma de Cataluña y España, la sentencia de la Corte Suprema avivó la llama de independentistas que el 1 de octubre de 2017 acudieron a las urnas para votar por su autodeterminación en un referéndum que fue declarado ilegal por las autoridades judiciales españolas.

De esta forma, el máximo tribunal español puso fin a un extenso juicio de 8 meses que devino en condenas de entre 9 a 13 años y la inhabilitación a cargos públicos a 9 de los 12 exlíderes del procés.

Las condenas máximas fueron para el vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, sentenciado a 13 años de cárcel y 13 años de inhabilitación absoluta, y a los exconsejeros Raül Romeva, Jordi Turull y Dolors Bassa, a 12 años de prisión y 12 años de inhabilitación absoluta, todos  los casos por los delitos de sedición y malversación de fondos.

Para la ex presidenta del Parlament Carme Forcadell la pena fue de 11 años y 6 meses de prisión y el mismo tiempo de inhabilitación absoluta, mientras que los exconsejeros Joaquim Forn y Josep Rull, fueron condenados a 10 años y 6 meses de prisión e inhabilitación absoluta.

El presidente de la Asamblea Nacional de Cataluña (ANC), Jordi Sánchez, y el presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, en tanto, fueron sentenciados a 9 años de cárcel e inhabilitación absoluta, mientras que los exconsejeros Santi Vila, Meritxell Borràs y Carles Mundó fueron penados por desobediencia con multas y 1 año y 8 meses de inhabilitación especial.

Ninguna de las condenas se acogió a la figura de rebeldía que reclamaba la Fiscalía y por las que, de haber dado lugar, los imputados podrían haber recibido condenas de hasta 25 años, hecho que no dejaron pasar los sectores más constitucionalistas que fomentaron la aplicación del art 155 de la Carta Magna española.

En respuesta, tras conocerse el fallo del máximo tribunal, los separatistas se concentraron en Barcelona para reclamar la “libertad de los presos políticos” en una jornada que dejó el saldo de 131 manifestantes y 40 policías y mossos heridos.

Por su parte, el Govern catalán pedirá la amnistía de los 9 independentistas condenados a prisión mientras el Parlament convocará un pleno para este jueves donde se expresará en contra de la sentencia del Tribunal Supremo. En este sentido, en su declaración institucional, el presidente de la Generalitat, Quim Torra, repudió el fallo y aseguró: “Nunca desfalleceremos en el ejercicio del derecho a la autodeterminación”.

15 octubre, 2019

Sobre el Autor

Redacción Resumen del Sur