América Latina, Destacados, Destacados RDS, Mundo

Perú: cómo continúa la crisis tras la disolución del Congreso

vizcarra-ok

Un nuevo cuadro de crisis ha brotado de las tensiones entre el ejecutivo y el congreso peruano. Mientras el presidente decretaba el cierre del congreso y la convocatoria a elecciones parlamentarias, las fuerzas políticas opositoras, lideradas por la derecha fujimorista, se preparaban para la suspensión del mandatario a través del recurso constitucional de “vacancia por incapacidad moral” -utilizada ya con su antecesor Pedro Pablo Kuczynski- como respuesta y la designación de la presidenta interina Mercedes Aráoz.

A pesar de parecer una medida controversial, el cierre del parlamento es una atribución garantizada por la Carta Magna peruana. Según el Art 134 de la Constitución, “El Presidente de la República está facultado para disolver el Congreso si éste ha censurado o negado su confianza a dos Consejos de Ministros”.

Paradójicamente, el fujimorismo que hoy cataloga la medida de Vizcarra de “dictatorial”, ya había utilizado este recurso en 1990 a través de su máximo referente, Alberto Fujimori, aunque lo hizo de manera ilegal.

En este sentido, la confianza planteada por Vizcarra fue solicitada en torno a la suspensión en la designación de 6 miembros del Tribunal Constitucional (TC) por considerarlo un mecanismo poco transparente. Sin embargo, aunque la moción de confianza solicitada el mismo día a la mañana fue finalmente aprobada por el parlamento, el presidente procedió a la disolución del congreso y el llamamiento a elecciones legislativas.

Cabe aclarar que los intereses sobre el principal órgano jurídico de un país que tuvo a sus últimos 5 presidentes procesados es de vital importancia para oficialistas, pero principalmente para opositores, que especulan con la liberación de Keiko Fujimori, arrestada por estar involucrada en una trama de corrupción.

De esta forma, la grieta del parlamento peruano se zanja entre aquellas fuerzas que votaron por la suspensión de Vizcarra, integradas por Fuerza Popular, Apra, Contigo, Cambio 21, Alianza para el Progreso y Acción Popular y quienes respaldan al presidente, conformados por Peruanos por el Kambio, Bancada Liberal, Frente Amplio y Nuevo Perú.

De cualquier forma, se trata de una decisión que busca consolidar la confianza de un presidente que llegó en reemplazo del mandatario destituido Pedro Pablo Kuczynski y que no ha pasado por el voto popular. La renovación del parlamento podría darle aire a Vizcarra para obtener el cuórum necesario en el congreso para avanzar en sus propuestas básicas y darle gobernabilidad o podría dilapidar lo que resta de su mandato. Por ahora, las encuestas le juegan a favor y, con Vizcarra suspendido, una presidenta interina en el cargo y el congreso disuelto, queda esperar a enero de 2020 para las próximas elecciones legislativas en medio del terremoto político.

1 octubre, 2019

Sobre el Autor

Redacción Resumen del Sur