Destacados, Destacados RDS, EEUU, Europa, Rusia

Todo lo que hay que saber sobre el “ukraniangate”

ucraniagate

 

Volodímir Zelensky, el actor y comediante recientemente elegido presidente de Ucrania, debutó en la Asamblea de las Naciones Unidas con un discurso soso y romántico en el que se pronunció en contra de la agresión rusa y la inacción de la ONU. Es posible que su discurso haya sido originalmente más enfático, sin embargo, los eventos revelados en última semana le exigen mantener un perfil bajo. Estamos hablando del “ukraniangate” o “la trama ucraniana”. Aquí una lista de todo lo que tenés que saber al respecto.

El estallido

Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, abrió una investigación oficial sobre Trump que podría dejarlo fuera de las elecciones presidenciales de 2020 e, incluso, exigir su renuncia. Se trata de una supuesta “presión” que el presidente estadounidense ejerció sobre su par ucraniano luego de que éste ganara la mayoría parlamentaria.

Según la investigación, durante la conversación telefónica de media hora realizada el 25 de julio entre ambos mandatarios, Trump le pidió un “favor” a Zelensky: iniciar un caso de corrupción contra Hunter Biden, hijo del ex-vicepresidente de Obama, Joe Biden, y posible contrincante suyo en  las elecciones presidenciales de 2020. Al día siguiente, el presidente estadounidense ordenó congelar $391.5 millones en ayuda militar destinada al país eslavo.

Ante esta acusación, el 24 de septiembre la Casa Blanca autorizó la publicación del memorándum de la conversación telefónica. Es importante destacar que un memorándum no es una trascripción literal del diálogo sino más bien una síntesis hecha por quienes la presenciaron. El documento revela, entre otras cosas, que Trump le pidió a Zelensky que trabaje con su abogado personal (Rudy Giuliani) y con el fiscal general de EEUU (William Barr) para investigar a Hunter Biden.

¿Quién es Hunter Biden?

Hunter Biden es uno de los hijos de Joe Biden, senador demócrata y ex-vicepresidente de Estados Unidos durante la administración de Obama. Luego de trabajar para el Departamento de Comercio durante la segunda gestión de Bill Clinton, Biden Jr. renunció para dedicarse a hacer lobby para empresas privadas.

En 2014 Hunter Biden se incorporó a Burisma Holdings, la empresa de gas y petróleo más importante de Ucrania. Burisma fue creada en 2002 y dirigida por Mykola Zlochevsky, quien fuera nombrado Ministro de Ecología y Recursos Naturales bajo la presidencia de Víctor Yanukovich (2010-2014). Se cree que Zlochevsky aprovechó su posición política para favorecer sus negocios privados.

Luego de la crisis ucraniana de 2014 y la elección del candidato anti-ruso Petró Poroshenko, Joe Biden visitó Ucrania con la promesa de ayudar en la lucha contra la corrupción. Dos meses después, su hijo se convirtió en el director de asuntos internacionales de Burisma. Esta situación le permitía a Hunter Biden conseguir favores internacionales al mismo tiempo que fortalecía una empresa que ayudaba a contener la dependencia ucraniana del gas ruso. Todo esto bajo el lema de “lucha contra la corrupción” de su padre.

El por entonces fiscal general de Ucrania, Víctor Shokin, inició una causa sobre Bursima Holdings por corrupción, evasión de impuestos y lavado de dinero. En 2016 la investigación fue abruptamente cerrada y Shokin fue despedido. En una entrevista, Joe Biden admitió que en una conversación personal con Poroshenko dijo “no, no te voy a dar, no te vamos a dar el billón de dólares… me voy en 6 horas. Si el fiscal no está despedido no vas a recibir el dinero”.

A esto se refería Trump cuando en una conferencia de prensa en el marco de la Asamblea de la ONU admitió que le molestaba la forma en la que Biden “se pavoneaba sobre el tema”. En relación a Zelensky, Trump declaró: “no es su culpa, él no estaba ahí, pero todo lo que pueda hacer en términos de luchar contra la corrupción, lo puede hacer, especialmente cuando el hijo de Biden sale con un millón y medio de dólares de Ucrania. Esta grabado. O es estúpido o pensó que estaba en una habitación con muchos amigos, o las dos”.

El memorándum

La síntesis de la conversación telefónica entre el presidente estadounidense y el presidente ucraniano revela que, en efecto, Trump pidió que se investigue el caso Biden. Sin embargo, esto no es lo único jugoso que se desprende del documento.

El mandatario norteamericano no sólo instó a Zelensky a averiguar sobre Hunter Biden sino también sobre supuestos hackers ucranianos que habrían ayudado a Hilary Clinton en su campaña electoral. También le habla sobre la anterior embajadora ucraniana en EEUU, Marie Iovanovich, y le pide que se “rodee de mejores personas”. Para mostrar su buena predisposición, Trump recuerdó toda la ayuda económica y militar que ha proveído a Ucrania, mucho más que la de otros países europeos.

Frente a todas estas declaraciones, Zelensky se mostró de acuerdo e incluso profundizó algunos temas. En relación a los líderes europeos, el presidente ucraniano afirmó que Merkel y Macrón “no están haciendo lo suficiente”. También admitió que la Iovanovich era muy afín al gobierno anterior y que “no le haría caso”.

Respecto a la investigación, dijo que la victoria de la mayoría parlamentaria permitirá que el fiscal general sea “100% de su confianza”. Cabe destacar que el memorándum fue publicado por la Casa Blanca sin un previo consentimiento del gobierno ucraniano y algunas de estas declaraciones no dejan a Zelensky bien parado.

Las perspectivas

Todo este revuelo es un fracaso más dentro de los reiterados intentos del Partido Demócrata de EEUU para sacar a Donald Trump de la vida política del país. Funcionarios del Departamento de Justicia concluyeron que la conducta del presidente durante la conversación telefónica no es una violación criminal de la ley. Tampoco es una novedad que Trump quiere evitar a toda costa que Hunter Biden sea candidato para las elecciones presidenciales de 2020 y Ucrania podría darle la evidencia que tanto necesita.

El ukraniangate, una versión terciarizada de las internas estadounidenses, enfoca a Zelensky como su primera víctima. En adelante, el presidente ucraniano debe decidir si acepta investigar al clan Biden a riesgo de ganar el descontento del posible nuevo presidente de EEUU o perder el apoyo del actual presidente estadounidense. En ambos casos, la ayuda del país norteamericano es fundamental si Zelensky quiere, como alguna vez declaró, ampliar la cantidad de participantes en los acuerdos en formato normando (Ucrania, Rusia, Alemania y Francia) para resolver la situación en el Donbas.

A todo esto se suma el sabor amargo que dejaron sus declaraciones sobre Angela Merkel y Emmanuel Macrón. En este sentido, Zelensky se mostró firme al declarar que el retorno de Rusia a la PACE (Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa) y permitir la continuidad del Nord Stream 2 (gasoducto que planea proveer de gas ruso a Europa Septentrional a través del Mar Báltico) es lo mismo que levantar las sanciones.

Luego del exitoso intercambio de rehenes con Rusia, Zelensky había ganado cierta posición en el plano internacional. La “trama ucraniana” vuelve a marcarlo como un juguete en las manos de las grandes potencias: EEUU lo utiliza para sus problemas internos mientras Rusia se ríe en silencio. Habrá que ver cómo se resuelve esta situación y si los escándalos internacionales repercuten en el 73% de la población que lo llevó a la presidencia.

29 septiembre, 2019

Sobre el Autor

Noelia Pérez Rivaben