Destacados, Europa, Opinion, Rusia

Ucrania y Rusia concretaron un histórico intercambio de presos

rusia_ucrania_intercambio_presos

El 7 de septiembre se llevó a cabo un intercambio de presos según el formato 35×35 entre Rusia y Ucrania. Los 35 presos ucranianos, incluyendo a los 24 marineros involucrados en el conflicto de la Bahía de Kerch y el director de cine Oleg Sentsóv fueron recibidos en el aeropuerto de Boríspol por el presidente Zelensky. De los 35 presos rusos, el único que fue recibido con toda la pompa fue el periodista y director de la agencia de noticias rusa Ría Nóvosti, Kiril Vishinsky. Sin embargo, este no es el liberado en el cual se concentran todas las miradas.

El proceso

La campaña pre-electoral de Zelensky se caracterizó por la ambigüedad y la ausencia de declaraciones firmes sobre posibles medidas a tomar. Las únicas promesas fueron terminar con la guerra en el Donbás y recuperar Crimea. Estas proclamaciones, a excepción de la Plataforma Opositora para la Vida (partido abiertamente pro-ruso que apoya la auto-proclamación de las repúblicas de Donétsk y Lugánsk y el referéndum en Crimea), son un lugar común para los políticos ucranianos desde 2014. Tal vez por eso y por cierto prejuicio hacia un actor/humorista devenido en presidente, pocos nos tomamos en serio estas promesas. Sin embargo, en poco menos de dos meses, el nuevo presidente ucraniano logró concretar un proyecto que ni su predecesor, Petró Poroshenko, ni su contraparte rusa, Vladímir Putin, se animaron a plantear.

El plan de intercambiar presos políticos salió a la luz el 11 de julio cuando  Zelensky llamó por teléfono a su par ruso para hablar sobre la situación en el sureste de Ucrania. Hasta el momento, el llamado parecía ser una mera estrategia populista de cara a las elecciones parlamentarias del 21 de julio. Ni los analistas políticos ni el Kremlin tomaron en serio la conversación. Pese a eso, el diálogo entre Kiev y Moscú continuó y se concretó el trueque de un total de 70 presos políticos.

Dentro de los liberados por Rusia se encuentran los 24 marineros ucranianos detenidos desde el 25 de noviembre de 2018 a raíz del conflicto de Kerch. Otra figura importante liberada es el cineasta Oleg Sentsov, detenido en Crimea el 10 de mayo de 2014 y acusado de ayudar a grupos terroristas de la ultra-derecha ucraniana. El caso Sentsov tuvo mucha repercusión a nivel internacional por su huelga de hambre de 145 días a favor de los derechos humanos. A forma de “apoyo” a su militancia y guiño al Kremlin, el Parlamento Europeo le otorgó en octubre del año pasado el Premio Sajarov para la Libertad de Conciencia.

De los 35 presos liberados por Ucrania, el que sin duda acaparó la prensa rusa es Kirill Vishinsky, el director de la agencia oficialista de noticias Ría Nóvosti, quien fuera  detenido el 15 de mayo de 2018 y acusado de alta traición al apoyar a las milicias del Donbás. No obstante, hay otro preso liberado que requiere más atención: Vladímir Tsemáj. Tsemáj es un líder del movimiento independentista de la auto-denominada República de Donetsk que fue detenido hace dos meses por su posible participación en la tragedia del vuelo MH17 que se cobró la vida de 298 personas.

Las repercusiones

Horas después de concluido el intercambio, los presidentes Zelensky y Putin hablaron nuevamente por teléfono. Según aseguraron sus colaboradores, ambos mandatarios se mostraron contentos con el éxito de la operación y aseguraron estar listos para organizar una reunión en el formato normando que sentará en la mesa de diálogo a representantes de Ucrania, Rusia, Francia y Alemania.

Si bien el la liberación de presos políticos da lugar a esperanzas respecto a una cercana resolución a la guerra en el Donbás, todavía hay algunos asuntos a tener en cuenta. Por un lado, Zelensky ha declarado estar a favor de una segunda ronda de intercambios que, se espera, incluirá a una gran cantidad de presos ucranianos en Crimea. La única forma por la cual Moscú accederá a este pedido es si toma esta iniciativa como un gesto de resignación final respecto a Crimea.

Por otra parte, la decisión de entregar a Tsemáj no fue bien recibida por la investigación de la tragedia del MH17 llevada a cabo por los Países Bajos. Aunque la mayoría de los países europeos (incluidos Francia y Alemania) felicitó la iniciativa, quienes creen que Rusia está detrás de los rebeldes del Donbás consideran que la entrega de Tsemáj a Rusia representa la imposibilidad de apresar a los culpables.

9 septiembre, 2019

Sobre el Autor

Noelia Pérez Rivaben