América Latina, Destacados, Destacados RDS, Entrevistas, Mundo

María José Pizarro: “El gobierno tiene que comprometerse con los acuerdos de paz”

perfil-maria-j-pizarro-nr

La decisión de una facción disidente de las FARC de retomar la lucha armada generó reacciones en todo el arco político de Colombia, tanto desde los sectores desmovilizados y reincorporados a la vida civil mediante los acuerdos de paz, como de la extrema derecha más radicalizada de la sociedad y detractora de los diálogos de La Habana.

El incumplimiento a los acuerdos firmados en La Habana y los asesinatos de líderes sociales, son los principales puntos que advierten, no solo desde el grupo rebelde, sino también desde el resto de las fuerzas opositoras parlamentarias, que han hecho su descargo tras el discurso brindado por el presidente colombiano Iván Duque.

En este marco, María José Pizarro Rodríguez, diputada y segunda vicepresidenta de la Cámara de Representantes de Colombia, dialogó con Resumen del Sur y brindó detalles sobre la coyuntura que atraviesa el país frente al resurgimiento de grupos insurgentes y la reaparición de un discurso reaccionario que amenaza con destruir los acuerdos de paz.

Hay un enorme incumplimiento de los acuerdos de paz Click To Tweet

¿Cómo tomaste el mensaje de los disidentes de las FARC y qué importancia tiene el comunicado parlamentario de los bloques de la oposición ratificando el compromiso con la paz?

Lo primero es que la decisión de retomar las armas yo creo que produce un montón de sentimientos encontrados, no solamente entre la ciudadanía sino entre las personas que han apoyado los acuerdos de paz. Primero creemos que es un discurso anacrónico el que presentaron Iván Márquez y Jesús Santrich en su intervención a la opinión pública, pero además porque supone para grandes sectores de la población, muchos de ellos en las zonas rurales, el regreso a la guerra y las excusas para rearmar los territorios para que aumente la confrontación armada en lugares donde, además, en muchos de ellos llegó la paz pero en muchos de ellos también hay presencia de nuevos grupos armados y de una disputa territorial por el control de esta zona. Entonces produce zozobra, también incertidumbre y visiones encontradas. El Estatuto de la oposición es una ley que se logra materializar en los acuerdos de paz a pesar de que hay un artículo que lo garantizaba la Constitución política colombiana pero nunca había tenido desarrollo, el cual nos da derecho a réplica al presidente Iván Duque. Nosotros como partidos políticos nos hemos declarado en oposición a expresar nuestros puntos de vista frente a las declaraciones, tanto de Iván Márquez y del grupo de disidentes, como del presidente Iván Duque. Nosotros creemos además que hay un enorme incumplimiento de los acuerdos de paz, que lo principal debería ser enfocarse en cumplir unos acuerdos que son de Estado y cumplirle a los más de 8.000 combatientes que se mantienen en una decisión firme de avanzar en la construcción de paz.

¿Cuál crees que es el motivo por el cual los acuerdos de paz no se están cumpliendo?

Obviamente es un decisión del gobierno de Iván Duque. No pueden incumplir a cabalidad los acuerdos porque son acuerdos blindados constitucionalmente y hay todo un marco jurídico que los blinda, que los protege, pero claramente no entregar los recursos, no actuar de manera efectiva y articulada, no cumplir con los compromisos o avanzar en desarrollos normativos en el congreso de la República que eran necesarios para materializar la implementación de los acuerdos de paz genera una serie de incumplimientos. No hay ningún cumplimiento, ni en proyectos productivos, por ejemplo, que era un pilar fundamental para la reincorporación de los combatientes.

Los exguerrileros y líderes sociales han quedado completamente expuestos Click To Tweet

Colombia ha tenido otras etapas donde las guerrillas se desmovilizaron, intentaron volver a la vida civil y después, por diferentes motivos, eso se rompió. ¿Vos ves ciertas similitudes en lo que está pasando con lo que ha pasado en otros momentos de la historia colombiana?

Claro que sí. Después de la guerra de los mil días, Rafael Uribe, uno de los líderes de la guerra, que firma los acuerdos de paz en Neerlandia ya cercanos a la costa fue asesinado a machetazos en el congreso de la República. Tenemos, por ejemplo, a Guadalupe Salcedo, uno de los líderes de las guerrillas liberales en la época de La Violencia colombiana sobre los años 50′, que fue asesinado una vez firmaron los acuerdos de paz. Fuera de eso, en 1984 hubo varios intentos de la guerrilla de las FARC, el M-19 y el EPL llegaron a  distintos acuerdos. Todos sus líderes fueron asesinados, los líderes guerrilleros de esa época. Hubo toda una serie de incumplimientos y además del saldo trágico tenemos el asesinato de más de 6.000 miembros de la Unión Patriótica, que era el partido que se creo una vez más bien avanzando en la desmovilización de las FARC en aquel entonces. En los años 90′ regresamos. Mi padre fue pionero de esos acuerdos de paz que lograron la desmovilización de más de 8 grupos  guerrilleros en Colombia y de varios grupos guerrilleros en América Latina, sobre todo en Centroamérica. A pesar de ello él fue asesinado 45 años después y hubo toda una serie de incumplimientos a aquellas personas que permanecieron en la paz pero que no pudieron restablecer sus proyectos de vida y que hoy viven en unas condiciones de vida muy dificiles 30 años de haber firmado estos acuerdos de paz. Tenemos finalmente este acuerdo de paz que vivimos hoy con unos incumplimientos similares y claramente una incertidumbre y zozobra por parte de los ex combatientes. A mi me preocupa particularmente porque muchos de ellos muy seguramente podrían ser asesinados y presentados como disidentes dados de baja en combate. Son personas que quedan expuestas totalmente así como aquellos lideres sociales que han acompañado los acuerdos, que han expresado su voluntad de materializarlos en lo territorial que hoy pueden estar en la mira de distintos grupos armados.

El gobierno tiene que comprometerse con el cumplimiento de los acuerdos de paz Click To Tweet

¿Qué comparación hacés entre este tipo de acuerdos con los que hizo el gobierno de Uribe con las autodefensas unidas de Colombia?

Ahí hubo un incumplimiento también. A los comandantes de los grupos paramilitares también se les traicionó. Muchos de ellos fueron extraditados y, por lo tanto, la verdad que deberían entregarle al país para materializar avances en la Justicia, es decir, romper la impunidad histórica de este país, y además garantizar verdad a las víctimas. Además de eso a los paramilitares que se desmovilizaron, lo ha dicho el propio (Salvatore) Mancuso en una audiencia pública que yo realicé en el marco de la contribución de terceros, militares y miembros de las Fuerzas Armadas a la Jurisdicción Especial de Paz (JEP) que es el modelo de Justicia trancisional que se ha diseñado en Colombia en el marco de los acuerdos para que la ley de Justicia y Paz, que es una ley de aquella época, ha tenido apenas avances y ha sido una ley absolutamente incumplida por parte de los órganos judiciales y por parte del Estado. Entonces nosotros vemos que ahí también hay aspectos del acuerdo de paz de los cuales no fueron beneficiarios miembros de los insurgencia sino las autodefensas unidas de Colombia, o sea, sectores armados de extrema derecha que a ellos también se les ha incumplido. Entonces aquí hay una tradición de incumplimiento, no importa quién esté en el gobierno. Nosotros estamos comprometidos con la paz completamente, es decir, no justificamos para nada el regreso a las armas. Colombia tiene derecho a una paz que le ha sido negada por más de 5 décadas pero claramente el gobierno tiene que comprometerse con el cumplimiento de los acuerdos, con una paz social, es decir, cumplir toda una serie de deudas históricas eternamente aplazadas para que nosotros podamos por fin, como generación, caminar por senderos diferentes. Nosotros proponemos una era de paz en Colombia para que las futuras generaciones .

Una guerra con Venezuela sería una irresponsabilidad histórica sin dimensiones Click To Tweet

¿Crees que esta decisión de volver a las armas, además de utilizarlo como excusa para no cumplir con los acuerdos y seguir militarizando la situación y que además meta a Venezuela en el medio de la coyuntura?

Nosotros sabemos cuál es la posición del presidente Iván Duque con el gobierno venezolano. No hay intención de avanzar y tampoco en promover las vías diplomáticas que es lo que nosotros hemos propuesto. Estamos viviendo una migración desproporcionada de ciudadanos venezolanos. Más de un millón de compatriotas venezolanos viven hoy día en nuestro país en una situación muy complicada y yo creo que echarle más leña al fuego, digamos, de alguna manera, justificar no solamente garantizar la paz para los ciudadanos de Colombia sino además promover una guerra con Venezuela, sino parece que sería de una irresponsabilidad histórica sin dimensiones y un costo en vidas humanas tanto de venezolanos como de colombianos irreparable. Entonces yo creo que aquí tenemos que actuar con responsabilidad, tenemos que actuar con profunda solidaria generosidad y además con mucha inteligencia acogiendo además la posibilidad de que países garantes y la comunidad internacional pueda ayudarnos a solventar como región el problema que estamos viviendo. Esto no es un problema que afecte solamente a Colombia sino que la llegada masiva de venezolanos nos está afectando a todos en la región, así como la quema del Amazonas.

¿Te gustaría que la región esté más pendiente de esta situación de los líderes asesinados y los incumplimientos del acurdo de paz?

Sí, claro. Nosotros debemos avanzar en construir alianzas regionales, no solamente para tratar el tema de la paz. Claro que sí nosotros estamos llamando a los países internacionales a que pongan su foco y nos ayuden a denunciar el asesinato creciente de líderes sociales -más de 600 líderes sociales han sido asesinados desde la firma de los acuerdos-, pero yo creo que tenemos que avanzar conjuntamente en políticas regionales y políticas latinoamericanas y eso yo creo que lo hemos ido conversando con varios parlamentarios argentinos, chilenos, ecuatorianos, peruanos, bolivianos colombianos y de varios países de Centroamérica, el poder realmente plantear políticas para nuestro continente y recomponer unos lazos que han quedado rotos en los últimos años pero creo que los sectores democráticos estamos llamados a reconstruir esta hermandad entre los pueblos.

Debemos garantizar un frente que nos permita ser una opción de poder en 2022 Click To Tweet

¿Confiás en que ese espacio de progresismo que se organizó para competir en la elección del 2018, más temprano que tarde, pueda tener la posibilidad de gobernar Colombia y modifique esta matriz con la que se vienen manejando los gobiernos colombianos?

Yo, que acompañé personalmente a Gustavo Petro en la campaña presidencial, creo que nosotros alcanzamos a acariciar como sociedad una posibilidad distinta y sectores que han sido muy reacios a que los (…) dirigir este país, sintieron un halo de tranquilidad. Se acercaron a nuestra campaña, se acercaron a nuestras propuestas y yo creo que ellos también ven con ojo crítico no solamente el regreso de la extrema derecha al poder en Colombia, sino la posibilidad de que otros sectores diferentes, es atreverse a lo nuevo. Para ello debemos trabajar arduamente en construir diálogos de comunicación entre los sectores alternativos en Colombia, en consolidar un Frente Amplio que nos permita gobernanza en el congreso de la República, es decir, una mayor representación. Yo creo que los retos que tenemos, además quienes estamos ingresando a la política, es decir este recambio generacional que llega también a los movimientos de izquierda y alternativos es el de materializar ese gran frente que nos permita ser una opción de poder en 2022 pero además tener gobernanza.

8 septiembre, 2019

Sobre el Autor

Redacción Resumen del Sur