América Latina, Destacados RDS, Entrevistas, Mundo

Gabriela Rivadeneira: “Lo que hizo Macri en Argentina es lo que está haciendo Moreno en Ecuador”

cgm_0690rivadeneira

La Asamblea Nacional de Ecuador destituyó a 4 de los 7 miembros que conformaban el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (CPCCS) electos por los comicios seccionales del pasado mes de marzo. El organismo, que entre otras funciones debe designar al Fiscal General y a la Contraloría General del Estado, se consolidó durante el mandato del expresidente Rafael Correa a los fines de fomentar la participación ciudadana y ampliar la influencia de la sociedad civil para fortalecer el poder ciudadano.

En cambio, desde la oposición sostienen que se trata de una ofensiva legislativa auspiciada por la facción gobernante (liderada por el presidente Lenin Moreno) tras la ruptura en la Alianza PAIS, el Partido Social Cristiano, la agrupación CREO y asambleístas independientes, con el fin de ningunear las elecciones de marzo y poner fin al ala civil del correismo en el CPCCS. Las denuncias desde la bancada de Revolución Ciudadana tienen lugar en medio del segundo pedido de prisión preventiva al ex presidente ecuatoriano Rafael Correa, la detención del electo vicepresidente Jorge Glas y la causa contra el excanciller Ricardo Patiño, todos exfuncionarios correistas.

En diálogo con Resumen del Sur, la asambleísta de Revolución Ciudadana, Gabriela Rivadeneira, analizó la separación de los consejeros, opinó sobre el complejo panorama de la Justicia ecuatoriana y las causas penales que pesan sobre exfuncionarios correistas y detalló el marco político interno y regional en la construcción de alianzas de cara a los comicios del 2021.

Los argumentos para destituir a los vocales del CPSS son nefastos y burlescos Click To Tweet

Esta semana se conoció la destitución de miembros del Consejo de Participación Ciudadana en el que, supuestamente, había personas vinculadas a Rafael Correa, ¿qué fue lo que pasó y qué importancia tiene el CPCCS en Ecuador?

Esta semana se convirtió en una arbitrariedad y una inconstitucionalidad más. Si ya firmaron en una lista por las que la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), entre otros organismos, tenían que ya estar muy preocupados por el Ecuador, yo creo que ahora van a tener que enfrentar una serie de demandas que van a poner ecuatorianos que han sido vulnerados en sus derechos. En marzo pasado tuvimos elecciones seccionales donde la Revolución Ciudadana participó y ganó 2 de las 3 provincias más grandes del país y ahí también elegimos a los vocales del Consejo de Participación. Es decir, vocales electos en las urnas a los que después no les gustó a los de turno y empezaron toda una campaña mediática sobre ellos hasta llegar a este juicio político en la Asamblea Nacional donde los argumentos fueron realmente nefastos y burlescos, lo cual quedan marcadas las razones por la que ellos podrían interpelar a organismos internacionales por haber sido vulnerados en sus derechos.

El Consejo de Participación en el Ecuador es una figura creada en la Constitución de Montecristi en 2008 que se encarga de generar veedurías sociales que se encarga del empoderamiento ciudadano de la actuación del Estado y que nombra a todas las autoridades de lo organismos de control. Esa es la verdadera intencionalidad para, prácticamente, desbaratar el Consejo. Aquellos que se repartían en estos cargos hoy eran nombrados a través de concursos de méritos y oposición y eso no les gustó a los sectores de la elite política, por lo tanto, el CPCCS hoy no solo ha perdido 4 de sus miembros electos por votación popular sino asume una propuesta liderada desde la derecha que sea la eliminación de ese Consejo.

Y al eliminar el CPCCS, ¿qué podrían hacer los poderes de Ecuador?

Las competencias para nombrar a las autoridades de control pasan a la Asamblea Nacional. Es decir, volvemos al viejo congreso donde las mayorías móviles designaban a las autoridades de control. Entonces, por ejemplo, el contralor y el fiscal general de la nación, que hoy son los que están implementando esta persecución judicial contra Rafael Correa, Jorge Glas y Ricardo Patiño, entre otros lideres de la Revolución Ciudadana, esas autoridades ya no serían electas por concurso de mérito y oposición sino en términos que elija la Asamblea Nacional. ¿Quién decide hoy en la Asamblea Nacional? Los asambleístas que quedaron del morenismo después de la ruptura que tuvimos en la Alianza PAIS con social cristianos y CREO, que es el partido político del banquero (Guillermo Lasso) que ahora ha salido nuevamente para anunciar su precandidatura presidencial.

En Ecuador nos dieron una proscripción política Click To Tweet

¿Cómo podría definir a la fiscal general, Diana Salazar, que está cumpliendo una función parecida a la que tuvo Sergio Moro en Brasil y algunos fiscales de Argentina?

Ella fue formada por el aparataje de Estados Unidos. Con esto quiero decirles cuál es el objetivo al que obedece la fiscal Salazar y, lastimosamente, en las manos en las que estamos. ¿Cómo opera en la persecución en Ecuador? El aparataje de control administrativo es a través de contraloría. Un contralor que no es ni legal ni legitimo. Un contralor que va dos años de encargado cuando eso ni si quiera existe en nuestra Constitución. Pero el contralor tiene más de 300 causas o auditorías generadas solo en la bancada de Revolución Ciudadana donde somos 21 personas procesadas a través de contraloría y si sumamos a esto a todos los ex funcionarios del régimen de Correa tenemos un aparataje de contraloría exclusivamente dedicado a la Revolución Ciudadana.

Esto por el ámbito administrativo y, por el ámbito judicial, la fiscal Salazar es la que empuja todos estos casos que son realmente absurdos. Como sabrán Rafael Correa enfrenta en este momento su segunda orden de prisión preventiva. La primera fue, no por corrupción ni por Odebrecht, sino por haber montado un supuesto show de un secuestro de un político en Colombia el cual se le adjudicó responsabilidad a Rafael Correa. Y ahora está presentando una nueva solicitud de prisión preventiva por el caso sobornos que ha elevado, justamente, la fiscal Salazar, en donde dice que recibió 6 mil dólares de un fondo privado (que además, los empleados de Carondelet aportaban a un fondo privado que era un fondo de solidaridad). En ese fondo privado Rafael Correa pidió 6 mil dólares prestados para pagar un sobregiro de tarjetas y ha sido pagado en su absoluta totalidad. Esa es la mayor prueba según la fiscal Salazar de comprobar que había una negociación entre público y privado dentro de Carondelet, lo cual es absolutamente absurdo pero por eso tiene ya su segunda orden de prisión preventiva.

Y aún más patético es lo de Ricardo Patiño, que le implementan, justamente, una orden de prisión preventiva por haber dado un discurso político de interior de la militancia llamando a la resistencia combativa de forma pacífica el cual, además, ha causado mucho asombro a nivel internacional. Pero ese es el nivel de persecución que estamos viviendo en el Ecuador. ¿Qué lo diferencia de Brasil y Argentina? Que sumada a esta persecución a los principales líderes, en Ecuador nos dieron una proscripción política. Es decir, hemos tenido un bloqueo político hacia nuestra organización, no podemos tener partido y se han inventado mil artimañas para negarnos la posibilidad de organización política a través de la forma partidaria, así que nosotros hemos tenido que buscar otras alternativas de participación. Pero lo que configura el Ecuador es que justamente la persecución, el bloqueo político y esa medida absurda de descorreizar nos ha puesto en un estado de dictadura.

Lo que hizo Macri en Argentina es lo que está haciendo Moreno en Ecuador Click To Tweet

¿Cómo analizan, más allá de esta situación política, la performance económica del gobierno de Lenin Moreno?

Para estos casos es muy importante ver lo que pasa en Argentina porque nos llevan dos años de ventaja en la aplicación del formato del Fondo Monetario Internacional (FMI) y lo que eso significa para el pueblo y Ecuador va en el mismo rumbo. Es decir, lo que hizo Macri en Argentina es lo que está haciendo Moreno en Ecuador: aplicación del FMI, despidos masivos, alza del combustible, alzas en los precios de los servicios básicos, reducción del presupuesto en educación y salud, paralización absoluta de la obra pública, un descuido del sector agrario, del sector pequeño y mediano empresarial. Pero eso sí, con muy buenas ganancias para la banca privada que en estos días ya ha emitido el dinero electrónico (que era una propuesta de Revolución Ciudadana para el sector público), ahora lo tiene el sector privado con muy buenas ganancias. Esa es una relación rápida que podría ser, más o menos, para que en Argentina se vea qué es lo que está pasando en Ecuador en el tema económico y los indicadores no son muy favorables. Se estima que para fin de año vamos a tener un 3,4 por ciento de crecimiento en los indicadores de desempleo lo que va a afectar directamente a los indicadores de pobreza que para nosotros sería la primera vez en 12 años que tenemos crecimiento en los indicadores de pobreza en el Ecuador. 

Tras el triunfo de los Fernández en Argentina, el correismo es una opción válida de un frente de… Click To Tweet

¿Cómo puede influir en Ecuador la vuelta del peronismo en Argentina a través de Alberto Fernández y cómo impacta teniendo en cuenta las elecciones del 2021?

Todas las portadas de los medios de comunicación de las corporaciones mediáticas decían ‘Alerta en la región por la victoria de los Fernández en Argentina’ y aquí, los principales voceros de los medios de comunicación y algunos sectores de la derecha decían ‘lo que pasa en Argentina es un escarmiento para saber que no podemos dejar que el progresismo avance en Ecuador’. Esa es una de las principales visiones que marcaba este formato mediático. Sin embargo, para nosotros y para sectores que están más allá del correismo (me refiero a organizaciones sociales que están ahora mismo luchando fuertemente en las calles, sectores de la ciudadanía y sectores jóvenes), en cambio, el criterio es muy diferente. El criterio es de esperanza, es decir, nos permitimos ver que realmente ante la avanzada neoliberal y ante la implementación de gobiernos fascistas, lo único que se puede permitir es una coalición amplia de sectores sociales que nos permita marcar una agenda para darle la respuesta al pueblo sobre esa debacle económica y productiva. Ahora el correismo se convierte, después del triunfo de los Fernández en Argentina, en una opción válida para un frente de unidad que pueda enfrentar las próximas elecciones presidenciales.

De ahí nombres no los hemos visto, más allá de la posibilidad de que Rafael Correa pueda jugar otro rol (a pesar de que no pueda presentarse a presidente), eso siempre y cuando se lo permitan porque pareciera que un proceso judicial podría proscribirlo completamente de su participación política. Aún así el correismo va tomando fuerza y creemos que puede ser una muy buena opción para la disputa presidencial y una mayoría parlamentaria para tomar un rumbo diferente acá en el Ecuador.

21 agosto, 2019

Sobre el Autor

Redacción Resumen del Sur