América Latina, Destacados RDS, Mundo

Virgilio Hernández: “Inician causas contra Correa porque lidera todas las encuestas”

556a4f443ccfe

La jueza nacional, Daniella Camacho, ordenó la prisión preventiva del ex presidente ecuatoriano, Rafael Correa, tras las acusaciones que lo vinculan con liderar una red de sobornos en el marco de la causa Odebrecht.

Se trata del segundo pedido de reclusión para el líder de Revolución Ciudadana luego de que la misma magistrada hiciera un pedido de captura a Interpol en 2018 por otra causa asociada al secuestro del ex congresista ecuatoriano, Fernando Balda, en Colombia durante el 2012 mientras Correa era presidente.

Resumen del Sur dialogó con el ex asambleísta nacional y Secretario Ejecutivo del Movimiento Revolución Ciudadana, Virgilio Hernández, quien detalló los motivos detrás de pedido de prisión preventiva y brindó un panorama completo sobre las causas judiciales contra a Rafael Correa.

Lo que estamos viviendo es un capítulo más de la judicialización de la política Click To Tweet

¿Cómo se puede analizar esta ofensiva que se está viviendo de la Justicia contra Rafael Correa?

Efectivamente lo que estamos viviendo en Ecuador es un capítulo más de lo que ya vivimos en otras regiones de la Patria Grande, lo que se vive en Argentina, en Brasil y básicamente responde a que como a Rafael Correa no se lo ha podido derrotar en la lucha hay que buscar mecanismos judiciales para dejarlo fuera, ya no solo de cualquier contienda electoral, sino incluso de la posibilidad de que regrese a nuestro país. Ahora se pretende involucrarlo y ya esperábamos la medida cautelar y el pedido de prisión preventiva. Esta vez por una trama que plantean de soborno, por lo tanto se lo acusa de tráfico de influencias, se lo acusa de cohecho, se lo acusa de asociación ilícita. Ya uno puede ver cuál va a ser el desenvolvimiento de esta causa.  No van a poder probar estos cohechos, no van a poder probar el tráfico de influencias y finalmente se quedarán con la asociación ilícita. Y en la asociación ilícita, para tratar de demostrar su responsabilidad, desarrollarán el argumento de que existía una estructura que era jerarquizada de poder y esa estructura tenía a la cabeza a Rafael Correa. Esto es básicamente lo que, sin que se haya sucedido el desarrollo del proceso, uno ya puede ver. Es lo que hicieron efectivamente en el otro proceso penal en el que señalaron que él era la máxima cadena de una estructura dedicada a secuestros. En este caso el secuestro de una persona, de Fernando Balda, que sucedió en el 2012 en Bogotá.

Lo que estamos viviendo es un capítulo más de la judicialización de la política. No podemos creer en la imparcialidad de la Fiscal General cuando publicita y anuncia incluso antes de que se realice. No podemos creer en una jueza que es, casualmente, la misma que actuó en el proceso anterior. La misma jueza que estableció como medida cautelar que Rafael Correa tenga que presentarse en Quito cada 15 días cuando desde el 2017, desde que terminó su periodo (porque además su familia es de Bélgica), él había anunciado que volvería en 2017. Él tiene su residencia en Bélgica y, sin embargo, esa misma jueza que “le favoreció el sorteo” para que conozca este nuevo caso contra Rafael Correa fue la misma que dictó esas medidas cautelares que obligaban a que Rafael Correa se presente en Quito cada 15 días cuando su domicilio está en el Reino de Bélgica. Esas cosas que estamos viviendo son parte de esta trama de persecución y de  judicialización de la política, similar a la que se vive en Argentina, similar a la que se vive en Brasil, similar a la que se pretende contra los procesos y dirigentes de las fuerzas progresistas que, básicamente lo que hicieron, cuando les correspondió gobernar, es actuar a favor de los intereses de la patria y de las grandes mayorías. Y eso es un pecado que no se les perdonará nunca. Nunca les perdonarán las oligarquías locales ni tampoco las fuerzas imperiales.

A ninguno de los empresarios se ha pedido la prisión preventiva como se ha hecho con Rafael… Click To Tweet

¿Cómo piensa que responderá la Interpol ante el pedido internacional de captura?

La Interpol, ya frente a un pedido anterior, puso prácticamente en ridículo a la Justicia ecuatoriana cuando señaló que no iban a proceder a la detención porque era motivada con fines políticos. Creo yo (eso tendrá que demostrarlo la Interpol nuevamente) que ese pedido no es más que un nuevo capítulo de esta trama de persecución y judicialización de la política y aspiro yo que esto se lo pueda hacer de tal manera que se garantice la libertad del ex presidente que tiene, no solo estas dos causas que han pedido su prisión preventiva, sino que tiene otros 24 casos judiciales más. De tal manera que es muy claro y en el nivel nacional e internacional se tendrá que hacer todo lo que sea necesario para poder garantizar la libertad del ex presidente y demostrarle a la Interpol que este es un capítulo más de un proceso de persecución y judicialización de la política.

¿Qué pasa con los colaboradores que están involucrados en esta causa?

Ahora en esta causa se está planteando el cohecho. Para poder demostrar cohecho tiene que haber, necesariamente, empresarios privados. Aquí hay 26 personas que están vinculadas. De esas 26 personas hay una sola detenida con arresto domiciliario y ahora se ha solicitado la detención de 5 personas más. Ninguna de esas personas es empresario. Es decir, los empresarios privados, para demostrar el cohecho, son fundamentales que existan porque, de alguna manera, son quienes entregaron recursos. Ninguno de los empresarios se ha establecido una medida cautelar como la prisión preventiva. En cambio, lo que se ha hecho es ordenar la prisión preventiva de ex funcionarios correistas. Esto no nos sorprende a nosotros. Cuando se trata de juzgar a los correistas, la medida cautelar de la prisión preventiva dejó de ser el último recurso, sino es siempre la primera medida que se les ocurre a los jueces.

De tal manera que en este caso se ha ordenado la prisión preventiva de 5 personas: el ex vicepresidente en tiempos de Rafael Correa, Jorge Glas, y que fue electo vicepresidente para el periodo 2017-2021, ya está detenido hace 22 meses sin que exista sentencia ejecutoriada y recién para el 11 de septiembre se ha fijado la audiencia de casación. ¿Qué pasaría si en esa audiencia se resuelve que efectivamente Jorge Glas es inocente? Se le habría despojado ya de la vicepresidencia y adicionalmente habría sufrido 23 meses de prisión sin que exista una sentencia firme, una barbaridad. Esto hace prever también, lamentablemente, cómo va a fallar el juez puesto que esto evidenciaría que el objetivo que se tuvo con Jorge Glas era despojarlo de la vicepresidencia. Pero creo que a la opinión pública argentina y el mundo le quedará claro que a un vicepresidente electo se lo tiene 23 meses en prisión sin que exista sentencia firme a quien era uno de los principales cuadros de Revolución Ciudadana. Ahora se ha vuelto a ordenar prisión preventiva a Jorge Glas y yo me temo que esto es porque, precisamente, podían prever que en la audiencia de casación se podría ordenar la libertad de Jorge Glas. En este caso a ninguno de los empresarios se ha pedido esta medida de prisión preventiva como se ha hecho con Rafael Correa y Jorge Glas.

Esta causa es porque todas las encuestas dicen que Correa ganaría ampliamente la primera vuelta Click To Tweet

Entendimos que esta acusación es completamente distinta pero no está demás que nos aclare el caso anterior porque a Rafael Correa se lo acusaba de secuestrar a una persona, incluso, en Colombia.

El tema no es que él participó ni que tenía algún grado de responsabilidad, sino que generaron esta idea de la asociación ilícita y que había una estructura jerarquizada de poder donde acusaban que él estaba a la cabeza de esta estructura. Tanto que uno de los elementos que se presentó como evidencia en este proceso contra Rafael Correa era su nombramiento como presidente de la República. Se lo acusó del secuestro de una persona que realmente ha tenido tan poca trascendencia en la vida política del país de no ser por estos escándalos y que Rafael Correa habría sido quien lo ordenó cuando en el transcurso del proceso se pudo evidenciar lo que parecería ser un ajuste de cuentas  y al mismo tiempo de negocios para actividades de espionaje entre ecuatorianos y personas de Colombia. Esto es lo que efectivamente parecería ser que ocasionó estas reacciones pero, en fin, se lo involucró a Rafael Correa en este caso y por eso se le ordenó la prisión preventiva con una medida cautelar a pesar de que se sabía que estaba en Bélgica.

Se le ordenó en primer lugar que se presente cada 15 días en Quito y obviamente era para que no se pueda cumplir. Imagínese una persona que vive y que tiene a su familia en Bélgica, tener que venir cada 15 días a Quito. Se le pidió a la jueza que se pueda presentar en el consulado de tal manera que se pueda mantener el contacto con la persona que estaba en el proceso y no aceptó. Se dijo que tiene que ser en Quito cada 15 días, indudablemente, para que no se cumpla. Solo fue una trampa para llegar a la prisión preventiva porque ya es demasiado evidente este proceso, pero con esa medida solo se demostró que esto era una trampa jurídica para la primera vez que Correa no se presente en Quito se le dicte como medida cautelar la prisión preventiva. Ese es el absurdo caso anterior.

Ahora, en cambio, se establece que había una estructura de sobornos. Este proceso, para que tenga conocimiento la ciudadanía argentina, empezó como una denuncia en un portal digital. En esa denuncia el elemento central era que Odebrecht había financiado la campaña presidencial del 2013. Después dijeron que no, que Odebrecht no había financiado la campaña en el 2013 sino en el 2014. ¿Sabe qué es lo que pasa ahora en el momento en el que se le avisa a la audiencia la vinculación? Que Odebrecht no es vinculada ni ninguno de los ex funcionarios de Odebrecht son siquiera vinculados en esta trama. Es decir, con todo este aparataje mediático que crearon y que Odebrecht había financiado y que, a cambio de eso había recibido contratos, la verdad es que Odebrecht ni ninguno de los funcionarios de la empresa es vinculado y que ya en el proceso de Jorge Glas uno de los directivos de la empresa había señalado que jamás se puso ni un recurso para la campaña presidencial. Ahora eso se corrobora y 3 meses después Odebrecht no es vinculada. Sin embargo esto es lo que ya se difundió por las grandes corporaciones mediáticas. Toda esta trama además se ha iniciado porque todas las encuestas dicen ahora que si Rafael Correa viniera al país y se presentara como candidato a la vicepresidencia (porque le han impedido que lo sea a la presidencia), todas las encuestas dicen que ganaría ampliamente la primera vuelta y que tendría las primeras posibilidades para ganar en segunda vuelta. Esa es la verdadera razón por la que ahora se pretende tener a Correa fuera de la contienda política.

13 agosto, 2019

Sobre el Autor

Redacción Resumen del Sur