Destacados, Destacados RDS, Opinion, Rusia

Protestas en Moscú: causas y posibles desenlaces

mosci

El pasado sábado 27 de julio, Moscú fue escenario de la protesta más grande de Rusia en los últimos años. La manifestación se realizó bajo el slogan “por elecciones limpias”, a favor de la registración de candidatos opositores para los comicios municipales. Mientras Vladimir Putin busca mantener posición en el plano internacional, está perdiendo fichas en la capital de su imperio.

La causa

 El 8 de septiembre se llevarán a cabo las elecciones municipales de Moscú, mega-polis que aglomera a más de 10 millones de personas. De acuerdo con la ley electoral rusa, los candidatos deben presentar una serie de documentos que incluye estar afiliados a un partido y el apoyo de más de 5000 personas. En este marco, el pasado 20 de julio la comisión electoral rechazó la inscripción de 57 candidatos alegando que sus documentos estaban incompletos y poseían datos falsos. Entre estos candidatos se encuentran Liúbov Sóbol, Iliá Iáshin, Iván Zhdánov, miembros del Fondo contra la Corrupción, fundado por el periodista opositor Alexéi Navalny.

A partir de esta prohibición, los candidatos comenzaron una odisea burocrática acompañada de protestas populares masivas. Según la legislación de la Federación Rusa, las manifestaciones, entendidas como concentración de más de 3 personas con pancartas reivindicativas, tienen que ser previamente aprobadas por el municipio. La marcha convocada para el sábado 27 de julio no fue aprobada.

 

Las protestas

La manifestación “por elecciones limpias” fue apoyada por alrededor de 22 mil personas. El intendente de Moscú, Serguéi Sobiánin, dijo en Twitter que “el orden se asegurará según lo establece la ley”. En concordancia con esto, la policía detuvo a 1074 personas y allanó la sede del Fondo contra la Corrupción y el canal independiente Dozhd. Mientras tanto, los medios oficialistas o bien ignoraban lo que sucedía o  mostraban a Putin, sumergiéndose en Golfo de Finlandia para observar un buque hundido durante la Segunda Guerra Mundial.

No estuvieron en la protesta ni Navalny, Sóbol, Iáshin y Zhdánov, quienes fueron detenidos por “incitar a una manifestación ilegal”. Luego, los candidatos fueron liberados y convocaron a reunirse en la plaza Trúbnaia, en donde fueron dispersados con violencia.

Por su parte, Navalny fue trasladado de la prisión a un hospital presentando la piel del torso y la cara roja e hinchada. Allí, los médicos descartaron el diagnóstico inicial de un ataque de alergia ya que el paciente no tiene antecedentes de alergia y los síntomas son más graves. Anastasía Vasílieva, su médica de cabecera, dio a entender que se podría tratar de una reacción a una sustancia química desconocida.

El día posterior a la protesta masiva, la policía continuó arrestando personas hasta alcanzar la cifra de 1373, número récord de detenidos en la historia de la Rusia actual. Todos los candidatos presentes en la protesta están acusados de amenazar con violencia a los miembros del Comité Electoral de Moscú. Sin embargo, ya han convocado a una marcha para el próximo sábado 3 de agosto, en vísperas de la apelación de los candidatos frente a la Comisión Electoral.

Perspectivas

Afirmar que en Rusia existe algo llamado “Oposición” es un poco exagerado. Lo que existen son sectores disconformes, gran parte de ellos, de la sociedad civil. En los 20 años que lleva manejando los hilos de Rusia se ha enfrentado a varias protestas, algo sorprendente incluso para un pueblo que no está acostumbrado a criticar abiertamente al gobierno.

Las manifestaciones se organizan en forma cada vez más recurrente: “él no es nuestro zar” en mayo de 2018, las protestas por la suba de la edad jubilatoria en julio y agosto del mismo año, ahora “por las elecciones limpias”.

Probablemente estas marchas no logren que los candidatos opositores se presenten a elecciones municipales en Moscú ni mucho menos logren derrocar a Putin, pero el mandatario ruso termina su segundo gobierno consecutivo (cuarto en total) en 2024. ¿Aceptarán los rusos una nueva reforma constitucional para perpetuarlo en el poder? Si el presidente de Rusia no es Putin, entonces, ¿quién? ¿Hay Rusia después de Putin?

31 julio, 2019

Sobre el Autor

Noelia Pérez Rivaben