América Latina, Destacados, Destacados RDS, Mundo

Atilio Boron: “La derecha tiene un gran director de orquesta: la embajada de Estados Unidos”

boron

El sociólogo y analista internacional, Atilio Boron pasó por Mar del Plata para presentar su libro “El hechicero de la tribu” en el que analiza la figura de Mario Vargas Llosa como representante máximo del pensamiento liberal en el mundo anglosajón.

En este marco, dialogó con 0223 Radio y analizó la realidad en América Latina, el mapa electoral que se viene en Argentina, Bolivia y Uruguay, la crisis en Venezuela y la prisión de Lula.

 

¿Cuál es el recorrido que haces en este texto?

El punto de partida es la constatación de que hay un gran propagandista del modelo liberal en el mundo, y no solo en el mundo hispanoparlante sino del mundo anglosajón también. Ese personaje es Mario Vargas Llosa, que adquirió una importancia absolutamente excepcional, sobre todo después de que muriera Milton Friedman, que fue el otro gran propagandista en los años 80 y 90 del liberalismo.

Quedó ese puesto vacante y no hubo nadie en el mundo anglosajón que ocupara ese lugar. Entre nosotros, Vargas Llosa, que es un extraordinario novelista, pero que cuando hace sus ensayos de interpretación de la realidad económica, social y política de América Latina, asume un papel de propagandista totalmente comprometido con las más reaccionarias ideas del liberalismo. Inclusive con los mismos intereses que Estados Unidos en la región, sin el menor atisbo de un respeto por la autodeterminación nacional de nuestros países o una valoración más ponderada de los aportes que a la literatura universal ha hecho América Latina. Y como lo que él dice luego se reproduce en más de 300 diarios de toda América Latina y el Caribe, nada menos, e inclusive en Estados Unidos y en países europeos, a mí me pareció que valía la pena estudiar qué era lo que él decía y cuáles eran los fundamentos. Sobre todo porque él publicó un libro hace casi dos años llamado “La llamada de la tribu” en donde era una apelación radical a dejar de lado cualquier modelo de organización social que pudiera ser tildado de populista, sindicalista, movimentista.

Digamos, lo que nos dice es que el mundo de hoy nos da la posibilidad de que cada uno progrese, que cada uno se eduque, que cada uno se enriquezca a condición de que abandonemos definitivamente las estrategias de carácter colectivista que nos hundieron en el atraso desde fines de la segunda guerra mundial. Entonces me pareció interesante, en un mundo como hoy con los gobiernos como el que tiene la Argentina, examinar cuidadosamente esas ideas y es lo que hago en ese libro que he escrito que es de divulgación general que se lee muy sencillo. No es un libro academicista, porque lo que me interesa es llegar a todos, que no tenga necesariamente una educación universitaria sino que tenga un interés por la vida pública y quiera leer algunas cosas que le puedan ayudar a entender el mundo de hoy. 

Sorprendió la presencia de Vargas Llosa en contra del independentismo catalán, por ejemplo, donde fue uno de los oradores de ese acto convocado del sector unionista.

Él hace una especie de mezcla entre nacionalismo, populismo, socialismo. Te dice: ´¿qué es lo que tiene en común todo esto?´. Tiene en común la referencia a una cosa tribal, somos parte de un grupo especial: una nación, una clase, una religión, una etnia y eso nos hace necesariamente intolerantes, beligerantes, violentos. Por lo tanto, el independentismo catalán al ser una reafirmación de su identidad nacional, de su lengua, de su nación para él es el enemigo número uno de la democracia en España y ha salido a hacer declaraciones terribles mostrando una falta de comprensión de lo que ha sido la historia de España. Porque en realidad, como más de uno ha dicho en alguna ocasión, España es un nombre geográfico, no existe el español como lengua. Lo que existe como lengua es lo que hablamos vos y yo y es el castellano. O sea, la lengua de una región de España, que es Castilla, pero donde si vos vas a otra región como Galicia es otra lengua y si vas al país vasco es otra lengua y si vas a Cataluña otra lengua y a Valencia otra lengua. Para él todas esas cosas y particularismos son la madre de la violencia y del atraso en que se han sumido nuestros países y por eso se tiró de cabeza en contra del nacionalismo catalán. 

En esa pelea contra el nacionalismo Vargas Llosa se ha ubicado siempre en contra del Fujimorismo en Perú al punto de apoyar a Ollanta Humala, que en un momento se esperaba que sea más parte de esa generación de líderes progresistas. Pero fronteras adentro de Perú siempre ha estado en la vereda de enfrente del Fujimorismo. ¿Cómo se explica?

Absolutamente. Lo que pasa es que ahí tiene un intrincado con Fujimori porque él pensó que en el 90 le iba a ganar caminando, por lo menos, e incluso tuvo expresiones muy despectivas. Hablaba del “chinito” siendo que Fujimori es japonés, no chino, entonces no es lo mismo decir una cosa que la otra. Lo miraba por encima del hombro y resulta que Fujimori le pasó el trapo y a partir de ahí quedó, digamos, con odio, porque es un hombre muy orgulloso, tiene un ego fenomenal. Entonces no se lo perdona nunca.  Tanto es así que después se fue de Perú y se nacionalizó español. O sea, no pudo asimilar esa derrota, fue tremendo para él. Pero fijáte que hace unos pocos días hizo una referencia bastante dura a su propio país diciendo “cómo es posible que los últimos 5 expresidentes de Perú estén todos presos o fugitivos o suicidados”. Me hubiera gustado decirle qué tiene que decir acerca de esto, usted tiene que ver o no algo con el liberalismo porque resulta que esos 5 presidentes practicaron la vida que usted sugiere y fíjese cómo terminaron. Tres en la cárcel, uno fugitivo y protegido en Estados Unidos y Alan García, que se suicidó. Bueno, como ven un personaje que da para cortar mucha tela. 

Para meternos en el análisis más general de la situación en América Latina me gustaría preguntarte tu reflexión de la gira de Mike Pompeo en la región. Hace mucho tiempo que no se veía un alineamiento tan fuerte, por lo menos de algunos países de América Latina. ¿Cuál es tu mirada?

Pompeo vino a hacer lo que suelen hacer los dueños de grandes estancias cuando recorren los puestos y miran los puesteros para ver cómo están los distintos potreros, los campos, si sembraron, si no sembraron, si movieron al ganado, si lo llevaron de acá para allá. O sea, Pompeo es en este momento el representante del emperador que viene a ver cómo están los países que están totalmente sometidos a sus designios y desgraciadamente la Argentina ha caído en eso. No se trata de hacer la exaltación de un antiamericanismo infantil pero claramente este país ha dejado totalmente de lado lo que sería el interés nacional y ha hecho como propio los intereses nacionales de Estados Unidos y ha hecho como propio los enemigos de Estados Unidos, lo cual es desde el punto de vista político una locura, una imprudencia enorme. Uno puede entender el conflicto Estados Unidos con China, lo que no puede entender es que la Argentina se meta en ese conflicto del lado de Estados Unidos cuando China es nuestro mayor socio comercial. Suponete que los chinos se enojan, ¿a quién le vendemos soja?, ¿a Estados Unidos, que es nuestro competidor en la arena mundial? Pero bueno, está esta cosa del espíritu colonizado que tiene Macri y en general el equipo de Cambiemos que lo lleva a creer erróneamente que si vos te plegas de una manera absolutamente incondicional con Estados Unidos vas a lograr avanzar por el camino del desarrollo, el progreso. Esto contraería todas las evidencias que tenemos desde fines de la Segunda Guerra Mundial hasta hoy en donde justamente los países que progresaron son los que pusieron sus intereses nacionales por encima de cualquier base o dependencia externa, sea con Estados Unidos o con quien sea. 

Uno lo que ve es que el punto común de la visita de Pompeo tiene que ver con la lucha contra el terrorismo. Esto se suma a la decisión de Macri de considerar organización terrorista a Hezbollah en el marco del aniversario de la AMIA, ¿qué riesgo puede tener esta decisión?

Eso es parte de la improvisación que caracteriza a la política exterior argentina. Es gente que no entiende realmente absolutamente nada. Tiene una visión de la diplomacia prácticamente del siglo XIX, nada más, porque si fueran estudiosos se darían cuenta que absolutamente ningún país, excepto Estados Unidos, considera a Hezbollah una organización terrorista. Raro que ni Alemania, ni Inglaterra, ni Francia, no te digo Rusia, no te digo Japón, ninguno de esos considera a Hezbollah una organización terrorista. En segundo lugar, salió un informe en Estados Unidos hace poco en donde Hezbollah no figuraba como una organización terrorista. Lo que pasa es que de golpe Donald Trump y su administración decidieron que hay que calentar un poco el ambiente en Medio Oriente, en parte para justificar una futura aventura ahí, y entonces hicieron lo más fácil: tomar Hezbollah que tiene por parte de Estados Unidos muy mala fama y dijeron ‘bueno, es terrorista’. Fijáte que el problema más diplomático de estos tipos que son unos aficionados, en realidad, los que hacen la política exterior argentina, empezando por el canciller que no entiende absolutamente nada, ni dónde está parado ni a dónde va. Hezbollah tiene tres miembros en el gabinete ministerial del Líbano y una nutrida representación parlamentaria y Argentina tiene relaciones diplomáticas con el Líbano, entre otras cosas porque tenemos una colonia sirio-libanesa muy importante en nuestro país. Bueno imagináte vos que nosotros recibiéramos de parte del Líbano una denuncia que uno de los grupos y de los partidos políticos que participan de la alianza Cambiemos está involucrado en operaciones de narcotráfico, lavado de dinero e inclusive financiamiento al terrorismo, ¿cuál sería la reacción de este gobierno? Es absurdo lo que hemos hecho. Simplemente obedeciendo las órdenes de Donald Trump, y por eso vino Pompeo a transmitirlas personalmente, a meternos en un conflicto que no es el nuestro. Esta película ya la vi yo. Tal vez vos sos muy joven y tu audiencia también, pero en los años 90 con Menem nos metieron en la misma historia en las famosas relaciones carnales, mandamos tropas a la primera guerra del Golfo y después en el 92 volaron la embajada de Israel y en el 94 la AMIA. ¿Y qué sacó la Argentina a cambio de ese involucramiento como socio absolutamente leal, incondicional y hasta te diría rastrero de Estados Unidos, qué beneficio económico, político, diplomático? Cero, nada de nada. Y ahora estamos haciendo lo mismo porque la gente que maneja la política exterior son tipos que no tienen ninguna compresión, son amateurs, son aficionados a esto pero nada más, carente de todo profesionalismo. O sea que nos estamos comprando un grave problema, nada más que eso. 

boron2

¿Qué mirada tenés de lo que está pasando en estas dos semanas de diálogo en Venezuela y cuál crees que puede ser el desenlace de esta crisis tan profunda?

Yo soy pesimista porque es una mesa de dos y falta el actor principal, que es Estados Unidos. Juan Guaidó no existe, es un político absolutamente irrelevante en el contexto venezolano. Yo estaba en Venezuela cuando él se autoproclamó presidente y me puse a hablar con la gente en la calle. De 10 venezolanos consultados había uno que había sentido hablar de él. Nadie lo conoce, entonces ese actor no tiene ninguna importancia. El actor importante es Estados Unidos y lo único que quiere es que se vaya Maduro. ¿Por qué? Porque ya lo dijo John Bolton, que es el Secretario del Consejo Nacional de Seguridad: ‘queremos que las empresas norteamericanas exploten el petróleo venezolano’, punto. Cualquier otra reflexión es superflua porque el objetivo claro es apoderarse del petróleo venezolano. Entonces, yo personalmente podrán eventualmente prosperar pero me parece que al fin y al cabo Estados Unidos los va a evitar como evitó los diálogos de Santo Domingo. ¿Vos recordás que hace casi dos años estaba todo a punto de ser firmado? Un acuerdo hermoso, que lo había trabajado José Luis Rodríguez Zapatero, el ex premier del gobierno español, y en el momento en que estaba Zapatero esperando la llegada de los representantes de la oposición que estaban en la habitación contigua de una saló de Santo Domingo, reciben una llamada telefónica dirigida a Julio Borges, que era el jefe de la negociación de la oposición venezolana, con la orden de que se retiren y no lo firmen. Entonces digo, ¿va a pasar algo diferente ahora? No creo, porque me parece que el gobierno de Estados Unidos tiene un interés muy claro en apoderarse de ese petróleo y van a decir cualquier cosa.  Te mostraría fotos de uno de los intendentes de un pueblo relativamente pequeño pero significativo en lo que sería el Estado de Táchira, donde un tipo sale a la calle con una remera blanca con letras muy grandes diciendo ‘Maduro coño e tu madre’. Y así va a revisar las obras del municipio, da entrevistas de prensa y todo. Y ese tipo hace como 4 meses que está con esa camiseta y ahora se lo hizo para la mujer y para la pequeña hijita y nadie lo molesta. ¿Vos imagináte que acá en Argentina hubiera aparecido en el año 1977 un intendente con una remera que dijera ‘Videla hijo de puta’?, ¿cuánto tiempo duraba ese tipo? Eso es una dictadura de verdad. Por eso cuando hablan de la dictadura de Maduro, es una construcción mediática. Que sea una democracia que no es perfecta, seguro. Y, ¿es perfecta la democracia Argentina? En donde tenés, por ejemplo, que ninguna figura de primera línea presidencial le ha concedido jamás una entrevista a periodistas que son críticos de la gestión de gobierno o cuando hay sospechas de un fraude informático de gran escala para las próximas elecciones. ¿Quién puede tirar la primera piedra acá?

¿Crees que el progresismo, después de varias derrotas electorales, se puede reconfigurar de alguna manera?

Yo desearía que ocurriera eso, pero va a ser muy difícil en todos los casos porque la derecha se ha ido reorganizando. Tiene un gran director de orquesta que es la embajada de Estados Unidos en los tres países, con muchísimo dinero y equipos técnicos. Ahí tenés toda la gente de Steve Bannon que son unos genios en materia de manejar los metadata y hacer todo lo que hicieron en Brasil con la elección de Bolsonaro. Tienen recursos, tienen apoyo diplomático, los grandes medios de comunicación jugando para permanentemente para ellos de una manera escandalosa. Entonces va a ser muy difícil que los gobiernos progresistas puedan ganar, pero yo creo que estamos en condiciones de dar batalla y eventualmente podemos ganar. Va a ser muy pero muy difícil, pero creo que es una tarea que hay que acometer con entusiasmo sabiendo que vinimos corriendo de atrás y que ellos tienen un gran margen de poder en sus manos, pero que al mismo tiempo tienen en sus manos el fracaso económico extraordinario como ha producido el gobierno de Macri y eso tal vez despabile a algunos de los argentinos y argentinas que todavía están soñando con pececitos de colores. 

¿Y de la situación de Lula qué se puede decir?

Una pena enorme. Lula es inocente y sin embargo lo tienen preso igual. Fue condenado sin pruebas, lo dijo el propio juez Sergio Moro. ¿Vos sabés lo que significa que un juez te diga ‘lo condeno por mis convicciones aunque no tengo la evidencia porque sé que es un ladrón’? Esto equivale a volver a la época previa a la revolución francesa cuando se establece el estado de derecho y después viene el código napoleónico que establece unas normas muy precisas en materia procesal. Bueno se acabó. A Lula lo tienen preso y no lo van a largar. Salieron las pruebas, está filmado, grabado que Moro se confabuló con el fiscal para manejar las pruebas de manera tal de poder inculparlo y la Corte Suprema en lugar de declarar absolutamente nulo el juicio contra Lula mira para otro lado. Rafael Correa está exiliado en Bélgica, porque si se queda en Ecuador, con una Justicia manejada absolutamente por el traidor Lenín Moreno lo meten preso. Cristina está acosada acá, ya sabemos cómo, no hace falta que les diga. Es una cacería para acabar con cualquier alternativa progresista. No importa que seas o no marxista, basta con que sea un gobierno que no esté dispuesto a someterse incondicionalmente a los Estados Unidos para que vaya preso. Y así estamos y esto es lo que tenemos que cambiar prontamente.

 

24 julio, 2019

Sobre el Autor

Redacción Resumen del Sur