Destacados, Destacados RDS, Opinion

¿Hacia dónde va el Mercosur?

mercosur2019

La 54 Cumbre del Mercosur no fue una más. Quedará en la historia como la primera luego del preacuerdo entre el bloque y la Unión Europea.

La espectacularidad con la que se anunció la rúbrica con Europa le permitió a Mauricio Macri y Jair Bolsonaro a inflar el pecho e ir por más con una premisa que, al menos el gobierno argentino, viene repitiendo desde el principio para cuestionar la década de gobiernos progresistas en sudamérica: la desideologización.

'Una supuesta necesidad imperiosa por implementar una lógica de libre comercio' Click To Tweet

 

Venimos a reforzar el compromiso con la modernización y apertura de nuestro bloque sin sesgo ideológico“, dijo Jair Bolsonaro luego de que su colega argentino le traspasara la presidencia protectora del bloque.

¿De qué hablamos cuando hablamos de desideologización de la política exterior?

En principio, desprestigiar la política proteccionista de la etapa anterior para darle sustento a la teoría de una supuesta necesidad imperiosa por implementar una lógica de libre comercio. Como suele pasar en las transiciones, las exageraciones están a la orden del día, pues aquellos males populistas no fueron tales.

La diversidad en Unsaur y Mercosur existió con las características que el proyecto político del momento le imprimió. Multipolaridad, comercio intraregional y autonomía relativa fueron los bastiones con vaivenes lógicos de la coyuntura internacional, la crisis global y la caída de los commodities. Lo que vemos ahora es una única intención de transformar una unión aduanera (imperfecta) en una zona de libre comercio sin certezas sobre los resultados futuros.

Para el eje Macri-Bolsonaro, la orientación progresista de sus antecesores significaba un problema. Sin embargo, el posicionamiento de ambas naciones en el conflicto en Medio Oriente o la subordinación a los intereses geopolíticos de Estados Unidos es “integración inteligente”.

Entonces, la ideologización del Mercosur es un eufemismo que no fue creado por Macri y Bolsonaro, ya que, lo vienen utilizando los países nucleados en la Alianza del Pacífico a modo de diferenciación del Mercosur y como argumento para firmar Tratados de Libre Comercio.

Pero para hablar de desideologización habría que preguntarse qué sería aquello que debería desideologizarse. Para estos sectores, la defensa de la industria nacional, la decisión de funcionamiento del Mercosur como bloque, ponerle condiciones a Estados Unidos y la Unión Europea, defender los procesos democráticos y hablar alguna que otra vez de Patria Grande, es exceso de ideología, es populismo y es anacrónico.

¿Cuál es el horizonte estratégico del Mercosur?

En principio parece difuso. Paradójicamente, el garante del libre comercio global es China, pero Estados Unidos presiona para frenar su incidencia y ensaya una acuerdo de libre comercio con Washington.

El proceso en marcha está marcado por el abandono de Sudamérica como un mercado interno ampliado para sus productos manufacturados iniciado desde 2005. Esto, además, en plena guerra comercial.

Frente a un mundo difuso e impredecible no hay nada peor que la ausencia de estrategia, al menos en defensa propia, pero Argentina y Brasil se inclinan por el certificado de ingreso para ser parte de un proyecto global neoliberal. ¿Cuál? La reforma laboral y previsional.

La base teórica del manual global indica que es inevitable que la tecnología reemplace gran parte de la mano de obra en el mundo, frente a esto, el trabajador debe poder hacer lo que sea necesario para preservar el trabajo resignando, entre otras cosas, derechos adquiridos hace mucho tiempo.

El camino elegido por las economías abiertas que son puestas como ejemplo en América Latina combina inversión, monodependiencia productiva del cobre, petróleo o soja y generación de empleo precario en donde las empresas paguen poco y recauden mucho. 

Mercosur está saliendo del freezer al que lo metieron hace 3 años para reconvertirse en un espacio sin estrategia propia, sin anticuerpos ante los vaivenes internacionales y dependientes de la bondad de las grandes potencias.

18 julio, 2019

Sobre el Autor

Augusto Taglioni

Director de Resumen del Sur, periodista. Mar del Plata