Destacados, Destacados RDS, Opinion

Revelaciones de The Intercept sobre Lava Jata muestran quiénes son los verdaderos criminales en Brasil

Palestra Democracia, Corrupção e Justiça, no UniCEUB

Por Zeca Dirceu*

Tras reportajes del website “The Intercept”, que traen graves revelaciones sobre el intercambio de mensajes entre el fiscal Deltan Dallagnol y el entonces juez Sergio Moro, ahora ministro de Justicia de Jair Bolsonaro, la Operación Lava Jato y los procesos juzgados por Moro deben ser anulados.

Las conversaciones hechas por médio de la aplicación Telegram muestran cómo el juez, de forma ilegal, orientó, participó y auxilió la acusación de un proceso que luego juzgaría. Y apuntan las estrategias montadas para la investigación contra el ex presidente Lula, en el caso del apartamento en la ciudad de Guarujá.

Las notas de Intercept desnudan una organización montada para arrestar a Lula, con una intención clara de bloquear su candidatura a la Presidencia de la República. El grupo de fiscales trazó primero una estratégia – sobre la cuál ellos mismos dijeron no tener total seguridade – para vincular el caso del apartamento a contratos de Petrobras, para que el proceso fuera parar en la cámara de Sérgio Moro.

El 9 de septiembre de 2016, Dallagnol envió un mensaje a un grupo em Telegram formado por los fiscales que trabajaban en el caso. “Hablarán que estamos acusando con base en noticias de diario e indicios frágiles … entonces es un ítem que es bueno que esté bien atado. Además de ese punto, hasta ahora tengo miedo de la conexión entre Petrobras y [la acusación sobre] el enriquecimiento, y después que me hablaron estoy con recelo de la historia del apartamento … Son puntos en que tenemos que tener las respuestas ajustadas y en la punta de la lengua”, escribió Dallagnol a sus pares.

Después de eso, y, afinal, utilizando como base para la acusación notas de prensa, los fiscales inventaron denuncias sin pruebas, que culminaron en la famosa presentación de Power Point de Dallagnol que trae a Lula como figura central.

La indignación pública creció ante el desprecio con que Sergio Moro reaccionó a las graves denuncias. Arrogante y confiado en el mismo blindaje de los medios de comunicación que tuvo durante su trayectoria como juez de la Lava Jato, el ministro de Justicia afirmó, en una entrevista al diario “O Estado de São Paulo”, que no hizo nada mal, que no pedirá disculpas y que Intercept puede publicar todo el contenido en el que aparece en diálogo con el fiscal Dallagnol.

Incluso después de la detención de Lula, la conspiración de funcionarios públicos prosiguió para intentar influir en las elecciones presidenciales. Una de las conversaciones expuestas por Intercept muestra una articulación para impedir que Lula concediera entrevista a la prensa pocos días antes de la elección. Los fiscales de Lava Jato creían que la entrevista podría ayudar a Fernando Haddad a vencer la disputa contra Bolsonaro en el balotaje.

Las actitudes del juez Sergio Moro reveladas por el Intercept violan el Código de Ética de la Magistratura en Brasil y también incumplen varias decisiones del STF que prohíben jueces de promover investigaciones.

El principio de la imparcialidad del juez fue ignorado por Moro y su papel como participante de la acusación quedó nítido, dirigiendo y aconsejando investigaciones y acciones de los fiscales.

“Tal vez fuera el caso de invertir el orden de las dos [acciones] planificadas”, sugirió Moro a Dallagnol. “¿No es mucho tiempo sin operación?”, cuestionó el juez al fiscal, en un diálogo que deja evidente la influencia sobre el progreso de las etapas de la Lava Jato.

En cualquier país con democracia consolidada, el ministro perdería su cargo, los procesos contra Lula y otros investigados serían anulados y tanto Moro como Dallagnol tendrían que responder por sus conductas ilegales, guiadas por intereses y preferencias personales.

Brasil ahora vive la expectativa de que Lula tenga su libertad devuelta y su proceso fraudulento sea anulado. La operación Lava Jato, que se autodenomina como el principal instrumento de combate a la corrupción en la historia del país, cometió varias ilegalidades para alcanzar sus objetivos, nada inocentes.

Glenn Greenwald, fundador del Intercept y ganador del Premio Pulitzer de periodismo en Estados Unidos y de varios premios similares en Brasil y otros países, advierte que posee vasto material, incluyendo fotos y audios.

Para los que no recuerdan, Greenwald fue el principal responsable de los reportajes que revelaron al mundo las informaciones recogidas por Edward Snowden sobre los esquemas de espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de Estados Unidos. El periodista afirmó que el material relativo a la Lava Jet es aún mayor que los archivos liberados por Snowden en 2013.

En el Congreso Nacional brasileño, como poder legislativo, vamos a investigar a fondo ese episodio, posiblemente a partir de una Comisión Parlamentaria de Investigación, para revelar a la sociedad brasileña cuáles son las verdaderas intenciones detrás de la Lava Jato.

*Zeca Dirceu es diputado federal del PT, elegido por el estado del Paraná, y es miembro del Parlamento del Mercosur.

20 junio, 2019

Sobre el Autor

Redacción Resumen del Sur