Destacados, Destacados RDS, Opinion

¿Puede caer la Operación Lava Jato?

morobolsofla

Los factores de poder en Brasil acomodan sus piezas frente al terremoto generado por las revelaciones del sitio periodístico The Intercepted que demostró, entre otras cosas, el enorme fraude jurídico al que fue sometido el expresidente Luiz Inazio Lula Da Silva. Sin embargo, la discusión de fondo excede a la figura de Lula, ya que lo que se puso en tela de juicio es ni más ni menos que la legitimidad y legalidad de la Operación Lava Jato.

 

O futuro possível

Vale la pena preguntarse, ¿cuáles son los principales escenarios que se vienen en el país vecino? Se vislumbran, al menos, dos:

1-Apartamiento de los fiscales de la Operación Lava Jato: una vez que se demuestren las ilegalidades e irregularidades cometidas durante todo el proceso es muy probable que Deltan Dallagnol sea apartado.

2-Salida de Sergio Moro del Gobierno: cuando se confirme que como Juez ha cometido crímenes y ante el cruce intereses (dado que bajo su esfera dependen la Policía federal) dejará de ser ministro de justicia de Bolsonaro. Sin su alejamiento inmediato del Gobierno será muy difícil investigar.

Moro adoptó una postura política partidaria y si bien está muy comprobado será discutido por el… Click To Tweet

 

El 25 de junio será clave para entender qué nivel de predisposición que tiene el Poder Judicial de terminar con esta batería de ilegalidades que destruyeron el Estado de Derecho en nombre de los intereses concentrados. Allí se comenzará a discutir la inconstitucionalidad de las condenas en segunda instancia, debate que decidieron postergar hasta ahora y donde pueden liberar a buena parte de los detenidos producto de la delación premiada utilizada por Moro durante el Lava Jato. Esto puede forzar una revisión de todos los procesos. Además, tenemos el caso singular de Lula, cuya defensa solicitó un habeas corpus sobre la base de la falta de parcialidad del juez, cosa que se confirma con las revelaciones de The Intercepted. Moro adoptó una postura política partidaria y si bien está muy comprobado será discutido por el STF.

 

¿Qué pasa si cae?

Cabe destacar que toda la ofensiva contra el Partido de los Trabajadores (PT), Dilma Rousseff y Lula estuvo comentada en el Lava Jato. Por eso es importante preguntarse, ¿qué pasa si cae? ¿Lo dejarán caer?  Lo que está en cuestión no es Lula o Moro, sino todo lo que se construyó alrededor de la operación en términos políticos, judiciales y de discurso. La eventual salida de Moro del Gobierno y la posible anulación del proceso judicial que llevó a cabo no afecta a Jair Bolsonaro, sino a toda la estructura. Por eso el Juez recibió apoyos muy importantes, desde el propio Jair Bolsonaro que en los últimos días lo condecoró y hasta se mostró con él en un partido del Flamengo, pasando por el muy influyente General Vila Boas, hasta la cadena O´Globo, que decidió defender la teoría del hacker.

No es extraño que se comporten de esa forma, ya que si comprueban que la pena contra Lula fue un fraude jurídico y que jueces de primera instancia, fiscales y hasta magistrados de la Corte conspiraron y coordinaron con Estados Unidos en una clara violación a la Constitución, quedaría demasiado en evidencia que el proceso debiera ser anulado y Lula liberado. Además, como tuvo una incidencia directa en el proceso electoral, el panorama se agrava porque si aceptan la tesis de manipulación del proceso judicial deben aceptar que las elecciones fueron un fraude. De ahí se argumentó el apoyo cerrado a Moro de los sectores poderosos e influyentes de Brasil.

Por último es importante mencionar que esta disputa no se encarará con la Constitución en la mano ni desde una perspectiva judicial, sino a través de la correlación de fuerzas necesaria para inclinar la balanza a un lado o al otro. En los últimos 6 años, por citar solo lo que fue pasando en la etapa Lava Jato, funcionarios judiciales y políticos se movieron en esa clave.

 

Una gestión turbulenta

El medio año de Jair Bolsonaro viene cargado de tensiones. Las disputas intestinas en el gabinete se cobraron una víctima, el General Carlos Alberto Santos Cruz que renunció a su cargo luego de una fuerte discusión con el filósofo antoglobalista y fundamentalista, Olavo de Carvalho y uno de los hijos del presidente. Ya son tres las renuncias en menos de 6 meses a lo que hay que agregar una economía en recesión, 13 millones de desocupados y una reforma previsional estancada por la falta de acuerdos parlamentarios. Lo que menos necesita el excapitán del ejército es una denuncia que ponga en jaque la reputación de la reserva moral de su gabinete. Parece tarde para remediar este panorama, dado que el refugio de Sergio Moro es el núcleo duro del bolsonarismo y los factores de poder antes mencionado que necesitan evitar a toda costa que la Operación Lava Jato caiga.

¿Alcanzará con las huelgas generales, las movilizaciones masivas y las nuevas revelaciones periodísticas para evitar un desmoronamiento inminente? ¿Liberarán a Lula para salvar el Lava Jato? El 25 será un primer capítulo de una zaga que se presenta más larga que The Walking Dead.

14 junio, 2019

Sobre el Autor

Augusto Taglioni

Director de Resumen del Sur, periodista. Mar del Plata