América Latina, Destacados, Destacados RDS, Entrevistas

Alfredo Rada: “La clave de la estabilidad económica está relacionada con el proceso de nacionalización”

rada2

Alfredo Rada es sociólogo, economista y analista en temas agrarios. También fue investigador del Centro de Estudios Jurídicos e Investigación Social (CEJIS). Es considerado uno de los hombres fuertes de la primera gestión de gobierno y de mucha confianza del presidente Evo Morales.

Fue ministro de Gobierno, dirigió la cartera de Gestión Institucional y Asuntos Consulares del ministerio de Relaciones Exteriores y desde enero de 2018 se desempeña como viceministro de Coordinación con los Movimientos Sociales

En diálogo con Resumen del Sur, Rada analizó el proceso electoral en curso, destacó las virtudes económicas y políticas de los 13 años de proceso y confió que en octubre habrá “un nuevo voto de confianza para Evo”.

Usted es viceministro de coordinación de los movimientos sociales, ¿Qué rol han cumplido en estos años en Bolivia?

Los movimientos sociales en Bolivia han tenido un rol protagónico y decisivo, no solo en la resistencia al neoliberalismo en el período que va desde el año 1990 hasta que renunció el último presidente neoliberal, que fue Gonzalo Sánchez de Lozada en octubre de 2003, sino también luego en el proceso de cambio que arrancó por esos años, que llevó a la presidencia al compañero Evo Morales y que realizó también una Asamblea Constituyente entre los años 2006 y 2009 y que ha transformado, tanto la estructura política del Estado boliviano como el modelo económico.

Los movimientos sociales tienen un rol tan importante en la construcción democrática que acá en Bolivia se ha acuñado un concepto, que es el de gobierno de los movimientos sociales para decir un gobierno de izquierda, un gobierno con amplia base popular, obrera y campesina y que mantiene un permanente contacto, coordinación y relacionamiento con los movimientos sociales.

¿Cómo sería un gobierno de los movimientos sociales?

Podemos distinguir 3 grupos o bloques en el interior de estos movimientos sociales. Uno es el obrero sindical conformado por la Central Obrera Boliviana, que es la matriz sindical boliviana. A diferencia de Argentina en Bolivia solamente hay una Central Obrera Boliviana. En el caso de Bolivia tenemos desde el año 1952 en que fue fundada, la Central Obrera Boliviana es la única entidad matriz sindical. Un segundo bloque es el constituido por el Pacto de Unidad indígena campesino originario para decir cinco organizaciones de alcance nacional que articulan a los sectores campesinos, indígenas, de autoridades originarias del área andina de Bolivia y también del área amazónica. Y un tercer bloque constituido por organizaciones urbano-populares que no están afiliadas a la Central Obrera Boliviana pero que no tienen una matriz sindical y organizan lo que son juntas de vecinos, lo que son organizaciones de transportistas o choferes, que se organizan en gremiales para decir comerciantes minoristas de calle, que son una gran cantidad en Bolivia y, últimamente también, han comenzado a surgir otro tipo de organizaciones como son las juntas de padres y madres de familia en los colegios, denominadas también juntas escolares. Entonces estos 3 bloques, el obrero, el campesino-indígena y el urbano-popular conforman en Bolivia lo que son los movimientos sociales y todos ellos se articulan al gobierno al punto que ha asumido el concepto de que hay convertir la demanda social proveniente de esos sectores en política pública y eso es lo que se ha estado haciendo en los últimos 13 años. 

¿Cuál es el análisis político que hace de lo que se viene en términos electorales en Bolivia?

La clave de la estabilidad económica, que ha sido destacada a nivel internacional, tiene que ver con los procesos de nacionalización. En varios sectores como son los hidrocarburos, minería, telecomunicaciones, transportes se han producido procesos de nacionalización que han permitido que el excedente económico, que antes se salía del país, se quede en Bolivia. Con ello han aumentado los ingresos fiscales, se ha producido un boom en la inversión pública, la inversión pública, a su vez, se ha convertido en el motor de la estabilidad y crecimiento económico y ello explica los buenos resultados en cuanto a políticas sociales. Estamos hablando de un modelo económico que combina estabilidad, crecimiento con redistribución del ingreso a través de políticas sociales, entonces esa es la clave. Ahora bien, nosotros estamos encarando esta campaña electoral que va culminar el 20 de octubre de este año con la elección nacional, precisamente, mostrando las virtudes de este modelo económico y político que durante 13 años ha cambiado la economía del país pero también corrigiendo algunos errores que se han estado cometiendo. Errores que tienen que ver con algunos temas puntuales, como son, por ejemplo, algunos casos de corrupción que se han descubierto que bajo la cocina de cero tolerancia a la corrupción el gobierno está encarando en la vía judicial como corresponde. Además corrigiendo algunos errores en lo que se refiere a un burocratismo que como en todo proceso se presenta. Entonces, mostrando las virtudes de este proceso de cambio y resolviendo los problemas que se han ido presentando es que nosotros confiamos que la campaña electoral va a dar como resultado un nuevo voto de confianza del pueblo boliviano hacia el compañero Evo Morales que conduce este proceso. 

¿Cómo analiza la situación de la región?, ¿puede llegar a perjudicar al proceso electoral lo que está pasando con los países vecinos?

El proceso electoral boliviano se desenvuelve en un contexto sudamericano complejo. Diría, incluso, hasta latinoamericano. Tenemos la actual situación de Venezuela bloqueada por el imperio, resistiendo, con una oposición de derecha terca que tampoco logra articular nada constructivo y con un presidente, Nicolás Maduro, que lidera la resistencia del pueblo venezolano, pero evidentemente Venezuela está pasando por momentos muy dificultosos. Toda nuestra solidaridad siempre la hemos manifestado respecto al proceso venezolano y lo vamos a seguir haciendo como gobierno de Bolivia. En cuanto a otros países, en el último tiempo hay un avance de las fuerzas de derecha que han llegado a constituirse en gobierno en algunos lugares pero también observamos que en países como Brasil o en la propia Argentina, sus propias organizaciones sociales resisten políticas de restauración del neoliberalismo que se están efectuando en sus respectivos países. Nosotros siempre hemos confiado en las fuerzas de los pueblos y los movimientos sociales y vemos también que en países como Argentina, Uruguay y Bolivia vamos a tener procesos electorales en octubre próximo y habrá que ver cuáles son los resultados y, en base a sus resultados, puede que cambie un poco el escenario coyuntural sudamericano. Entonces, observamos con mucha atención estos procesos políticos que se están dando en países vecinos aunque la relación con estos países es de Estado a Estado y esas relaciones, por supuesto, se van a mantener.

9 junio, 2019

Sobre el Autor

Augusto Taglioni

Director de Resumen del Sur, periodista. Mar del Plata