América Latina, Destacados, Destacados RDS, Mundo

15M: Bolsonaro afronta su primer paro nacional

arton129850

Organizaciones estudiantiles, docentes y movimientos sociales convocaron a una huelga con movilizaciones en las principales ciudades brasileñas para reclamar por el recorte del 30 por ciento anunciado por el Ministerio de Educación a principios de mayo.

A cinco meses y medio de haber asumido, el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, se enfrenta hoy a su primer paro nacional en rechazo a los recortes previstos por el flamante Ministro de Educación, Abraham Weintraub, y el proyecto de reforma previsional del gobierno. Se trata de una cartera que ha sufrido recortes escalonados desde la llegada del ex capitán del Ejército a la presidencia, bajo la idea de “vencer el izquierdismo” y poner fin al “marxismo cultural” en las universidades.

Las protestas fueron convocadas por rectores de más de 60 universidades y contarán con el apoyo de movimientos estudiantiles y organizaciones sociales, que realizarán movilizaciones en Brasilia, Río de Janeiro, Sao Paulo y las principales ciudades del país. La huelga, en tanto, representa la mayor medida de fuerza convocada en medio de una semana marcada por las protestas estudiantiles en todo el país, que buscan revertir los recortes en educación y cultura.

Entre otros aspectos, las universidades y escuelas de Brasil han revelado recortes significativos en el área educativa. Mediante su rectoría, la Universidad Federal de Río de Janeiro denunció un ajuste del 41 por ciento en gastos corrientes, mientras que la Universidad de Brasilia aseguró que “habrá problemas para dar clases”. Por su parte, el instituto federal de Piuaí, denunció que tuvo el 91 por ciento de sus gastos congelados.

Nada parece indicar que la situación vaya a mejorar para un gobierno liderado por una cúpula de capitanes retirados nostálgicos a la última dictadura que buscan reforzar el adoctrinamiento militar en la sociedad. Desde inicio de la gestión, la cartera se vio embestida por un ministro que consideraba a la educación como un sistema “encuadrado en la ideología marxista” y llamaba abiertamente a “combatir la ideología de género”. La debacle del ex ministro Ricardo Vélez, sin embargo, tocó fondo tras las polémicas declaraciones que consideraban a la última dictadura militar brasileña como “un régimen democrático de fuerza que fue necesario en ese momento”, lo que devino en su posterior desplazamiento.

Lejos de proponer un cambio de rumbo tras la dimisión de Vélez, la administración de Bolsonaro ratificó el camino aplicando un salvaje recorte en el área educativa. Para eso, ubicó en la cartera al economista Abraham Weintraub, un ejecutivo financiero con experiencia nula en el ámbito educativo, al igual que Vélez.

En este sentido, el rechazo a las políticas de Bolsonaro se expresan en la peor caída de su imagen desde que inició su gestión. El romanticismo generado con diversos sectores que lo ungieron presidente se quebrantó y llevó al mandatario a un desplome de su imagen positiva al 30 por ciento, mientras la percepción regular y negativa alcanza al 60 por ciento de los brasileños.

15 mayo, 2019

Sobre el Autor

Redacción Resumen del Sur