Destacados, Destacados RDS, Europa, Mundo

Fran Casamayor: “El socialismo quiere gobernar en soledad pero necesita los votos de Podemos”

fran_casamayor5

Las alianzas en el Parlamento español de cara a la conformación del gobierno y la investidura de Pedro Sánchez como presidente, siguen formando parte de la mesa  de negociaciones que el PSOE mantiene con las distintas fuerzas para obtener la mayoría de 176 escaños que requiere.

A pesar de que los objetivos primarios del Partido Socialista son los de gobernar en soledad, las principales incógnitas están orientadas a si los oficialistas buscarán un acuerdo con los sectores de izquierda y partidos independentistas o si apelarán al apoyo de la centro derecha de Ciudadanos para formar coalición.

El Secretario de Organización Adjunto de Podemos y licenciado en Ciencias políticas, Fran Casamayor, dio una nota a 0223 donde habló sobre el resultado de las últimas elecciones generales, las posibles alianzas para la conformación de gobierno y el marco de la categoría de “huésped” que el gobierno otorgó al militante Leopoldo López en la embajada española de Caracas.

¿Cómo analizan los resultados de las elecciones, teniendo en cuenta que el socialismo ha hecho una muy buena elección y Podemos va a ser parte, aparentemente, con lo que se viene en términos programáticos en España?

Los primeros análisis del domingo creo que, sin lugar a dudas, es que España tiene una democracia consolidada. Hubo una altísima participación y, lo más importante de todo, es que hubo una movilización electoral muy fuerte del voto progresista para evitar que la triple alianza de derechas gobernara, lo que podría, pues, dar un carpetazo a 40 años de la democracia, de conquistas sociales y de libertades de la noche a la mañana. En cuanto a, concretamente, Unidos Podemos, pues, nos hubiera gustado que los resultados hubieran sido mejores pero bueno, ese es el apoyo que hemos tenido por parte de la gente y ahora toca conformar un gobierno progresista en el que estemos dentro porque somos la única garantía de que se lleven políticas de bienestar a la gente porque no tenemos deudas con ningún poderoso. Eso, el Partido Socialista solo no lo puede cumplir. Ahora parece que quiere gobernar solo pero creemos que la gente ha votado en clave de que España es plural, de que hay muchas opciones políticas hoy en día y que no hay otra opción que un gobierno de coalición.

¿Por qué crees que Podemos no sacó los resultados que esperaban?

Creemos que es verdad que Podemos ya había tenido mejores resultados pero hay un montón de variados factores que pueden explicar por qué hemos bajado, hemos perdido voto y por qué hoy no hemos tenido los escaños que esperábamos. Creo que hay una cuestión, que es la cuestión electoral. La carrera de la derecha por ver quién es más de derechas, el cuestionamiento de conquistas democráticas en España por parte de la extrema derecha, el continuo alta voz hacia la extrema derecha hizo que haya mucho voto progresista que ha optado por el Partido Socialista pensando, por ejemplo, que sería un voto más útil para evitar la entrada de la extrema derecha en España. Otra cuestión electoral, pues, puede ser que quizás en las naciones históricas que conforman España hemos perdido la primera fuerza política y han ganado opciones nacionalistas como, por ejemplo, en Cataluña o en el país vasco y eso en cuanto a elementos electorales. Sin lugar a dudas creo que hemos tenido una virtud con respecto a otros partidos y es que cuando nos hemos equivocado lo hemos dicho. Hemos cometido errores y no pasa nada por reconocerlos y habrá que pensar qué cosas hemos hecho mal para evitarlas a futuro porque la política es así. Esto sigue y este partido ya forma parte del sistema política español. Ya somos una realidad política y habrá que afrontar los cambios necesarios. Por ejemplo, las diferencias internas entre compañeros y compañeras que ha dado lugar a las rupturas que muchas veces no han sido por una cuestión política, sino por una cuestión de poder y de protagonismo interno.

Volviendo a la alianza con el PSOE, ¿a ustedes les gustaría ser parte de la distribución de espacios en el gobierno o con una base programática con apoyo parlamentario les alcanza? ¿Cuáles son las condiciones que pone Podemos en ese sentido?

Hay que recordar que Pedro Sánchez tendría que tener un poco de memoria. Nadie daba a Sánchez por ganador en la interna socialista, pero en buena parte de su militancia lo vota para permitir un acuerdo con Podemos porque buena parte de su partido había perdido apoyo con Ciudadanos. Pedro Sánchez ha llevado a cabo políticas que sin Podemos eran impensables, por ejemplo, el salario mínimo. Hay un montón de cuestiones que Podemos ha garantizado desde el Parlamento. Pero siempre lo hemos dicho, las cosas cambian gobernando y si no gobernamos, pues, creemos que no va a haber un gobierno de izquierdas ni un gobierno que encare las cuestiones fundamentales de nuestro país que necesitamos que se afronten, por ejemplo, la cuestión de transitar hacia un modelo productivo más ecológico. No puede ser que España, con las características que tiene, sea uno de los países que más alta tiene la factura de luz porque empresarios copan el mercado eléctrico. Nosotros sí creemos que tenemos que estar en el gobierno porque somos garantía de poder cambiar cosas. El Partido Socialista ya sabemos lo que pasa cuando está solo. El Partido socialista cuando está solo, pues, te puede cambiar la Constitución de la noche a la mañana para pagar la deuda antes que los servicios sociales. Esto es así, nosotros creemos que tenemos que estar en el gobierno. Si el Partido Socialista dice que tiene suficiente respaldo como para gobernar solo bueno, pues, tendrán que sacar el voto de algún sitio y necesitarán nuestros votos. En principio nosotros lo que hemos dicho y seguimos diciendo es que este país ha cambiado, el bipartidismo ha muerto y los gobiernos monocolor también. España se va a aparecer un poco más al entorno europeo donde es muy normal que haya gobiernos de coalición. Esperemos ver qué hace Pedro Sánchez. También hay que tener en cuenta que tenemos las elecciones autonómicas y municipales a la vuelta de la esquina y que también es seguro que eso va a marcar mucho cómo se va a conformar el gobierno, si hacia un lado o hacia el otro, si un gobierno en solitario o qué. Por qué no llamar también a la puerta de la derecha que Pedro Sánchez la tiene a la vuelta de la esquina. Ya veremos. Queda una segunda vuelta en estas elecciones, que son las autonómicas y municipales y creemos que eso nos va a marcar mucho. Pero bueno, dicho esto, nosotros entendemos que tenemos que estar en el gobierno, han dado los números para estar en el gobierno y Pedro Sánchez tiene que hacer caso a su militancia que dijo claramente en la noche electoral que con (Albert) Rivera no y que es mejor un acuerdo con Unidad Podemos. Lo que la gente ha votado es que España es un país plural, que hay un montón de opciones políticas y que, sin lugar a dudas, no cabe otra cosa que un gobierno de coalición.

¿Quiere decir que si no los forman parte del gobierno ustedes podrían condicionar el voto para acompañar la mayoría?

Nosotros creemos que dan los números para entrar en el gobierno y la opción que contemplamos, solamente, es entrar en el gobierno.

¿Qué atención especial hay que prestarle al fenómeno de VOX?, ¿qué posibilidad de crecimiento tiene esta nueva derecha reaccionaria que ha surgido en España?

VOX no es un fenómeno nuevo. Es nuevo en tanto y en cuanto tiene un partido con nuevas siglas. VOX es una parte del Partido Popular que se sale del PP y que conforma un partido liderado por una persona que ha estado viviendo del PP durante muchísimo tiempo. No conforma nada, es un voto franquista, es un voto de derechas muy reaccionario que estaba dentro del PP y ahora sale. Lo que ha ganado VOX, ha perdido el PP. Eso demuestra que el PP está en una crisis tremenda y demuestra los resultados que ha tenido. Ha bajado muchísimo los diputados, si no me equivoco 71. Se ha quedado con 67, creo, que es muy poquito para el PP, que es la fuerza hegemónica de la derecha y ahora viene una disputa por quién va a ser la fuerza hegemónica dentro del espacio de la derecha. Que VOX vaya a ampliarse o no, bueno, se tendrá que ver. La realidad es que VOX ha crecido con fuerza, que buena parte del PP ha optado por VOX y que VOX representa, pues, lo que representa en este país que es, básicamente, una España oscura, donde ganan siempre los mismos, los privilegiados, donde no hay elemento para la diferencia y donde claramente se dice que la violencia machista es un invento. Una derecha reaccionaria que parecía que en España estábamos vacunados frente a eso, que es un fenómeno, se puede decir casi internacional, europeo, también América Latina lo está viviendo con Bolsonaro. Pero bueno, se ha visto que también ha nacido aquí, pero ha nacido de la propia filial del Partido Popular. Habrá que ver cómo se afronta el tema. Lo que está claro es que en buena parte VOX ha tenido una carga mediática muy fuerte en España y también ha sido en buena parte lo que ha activado un voto progresista. Creo que no han sido tampoco los resultados esperados. Son muchos votos de una formación que viene del cero, pero bueno, paciencia porque queda mucho y también tendremos que ver a VOX en el parlamento. Quedan muchísimas cuestiones que habrá que ver de este partido.

Por último, ¿cómo analizan ustedes que Pedro Sánchez haya reconocido a Juan Guaidó y el carácter de “huésped” que el ministro Josep Borrel otorgó a Leopoldo López en la embajada española venezolana?

Efectivamente, el problema está en el partido. Cuando reconoces a Guaidó y hoy se te presenta Leopoldo López en tu embajada para hacer de ella la base de operaciones de un golpe de Estado. Pues, el problema de fondo está ahí. El Partido Socialista no puede lavar y guardar la ropa. Tiene que posicionarse claramente y con Leopoldo López en la embajada, por cierto la figura de “huésped” no existe en el derecho diplomático, por decirlo así. Él puede estar ahí el tiempo que el embajador considere pues, está reconociendo de cierto modo el golpe de Estado y creo que Venezuela ha sido clara. Ha habido una sentencia del tribunal supremo donde pide la detención de Leopoldo López y es así. Entonces el gobierno de España, concretamente Pedro Sánchez, tiene que tener en cuenta varias cuestiones. Dice que va a impedir su actividad política, faltaría más. Es decir que se queda bastante corto. El problema es que de manera indirecta está avalando el golpe de Estado porque tener a Leopoldo López en la embajada para tumbar al gobierno es, simplemente, una provocación, además de violación de todas las leyes y convenciones internacionales. Por lo tanto, Pedro Sánchez tiene que posicionarse claramente si está a favor de la democracia o a favor del golpe de Estado. Si mantiene a Leopoldo López en la embajada, por mucho que se limite su actividad política en términos de “huésped”, que es una cosa básicamente que no tiene carácter jurídico en el derecho internacional, pues está diciendo que limite su actividad política, pero de facto está reconociendo un golpe de Estado al igual que reconoció a Guaidó. Así que España es una pena que esté tomando posiciones por los aliados de VOX, Ciudadanos y el PP en Venezuela. Su voto progresista en España era un voto frente a la ultraderecha que habían tomado las 3 fuerzas políticas conservadoras de aquí: PP, Ciudadanos y VOX. Es una pena que se vaya a Venezuela a dar apoyo a sus aliados de las derechas y contra las que ha votado la ciudadanía.

¿Debería entregarlo a la Justicia la embajada española?

Se ha dicho que se iba a impedir su actividad política. Eso se ha quedado corto porque no se trata de limitar sino de impedir que una embajada se convierta en un centro de operaciones para dar un golpe de Estado, que es lo que está haciendo ahora mismo la embajada española. Está infringiendo un arresto domiciliario porque está incumpliendo una condena judicial firme. Tiene que cumplir lo que ha dicho el Tribunal Supremo de Venezuela y, efectivamente, asumir eso porque Leopoldo López está condenado y, por lo tanto, sino hace caso a lo que ha dicho la sentencia del Tribunal Supremo y sigue dando espacio a Leopoldo López en la embajada, por mucho que se invente una categoría llamada “huésped”, está dando y avalando un golpe de Estado en Venezuela. Sobre todo porque no puede pedir asilo, porque según la legislación española, Leopoldo López solo puede ir a pedir asilo al terreno español y no puede pedir asilo en la embajada de España. El podría pedir asilo en la embajada española de Colombia o de Brasil, pero no en Venezuela.  Si sigue en la embajada española está avalando un golpe de Estado.

9 mayo, 2019

Sobre el Autor

Redacción Resumen del Sur