Destacados RDS, Mundo, Rusia

Una cumbre histórica entre Putin Y Kim Jong-un que promete destrabar la desnuclearización

cumbre-vladimir-putin-kim-jong-un-rusia-678859

El líder norcoreano y el presidente ruso estrecharon sus manos frente a los ojos del mundo en lo que representa el primer encuentro entre Vladimir Putin y  Kim Jong-un en la ciudad portuaria de Vladivostok. La reunión se produce a dos meses de la fracasada cumbre entre Estados Unidos y Corea del Norte y busca descongelar las negociaciones de desnuclearización en la península coreana, fortalecer los vínculos y reforzar los acuerdos bilaterales entre ambos países.

A pesar de las históricas relaciones entre Rusia y Corea del Norte y de haber sido invitado en más de una oportunidad, Kim Jong Un celebró su primera cumbre junto a su par ruso, Vladimir Putin, con una agenda de temas que obedece a avanzar en las negociaciones bilaterales entre el Kremlin y Pionyang. Por un lado, se trata de una reunión que ratifica la fortaleza rusa como potencia global en la búsqueda de una solución pacífica en la península coreana frente al fracaso de Donald Trump durante su última cumbre y, por el otro, se trata de un primer acercamiento que busca impulsar los vínculos entre ambas naciones en conversaciones de carácter económico y diplomático.

En su tren blindado, Kim Jong-un arribó el día de ayer en la ciudad de Vladivostok, Rusia, ubicada a tan solo 200 kilómetros de la frontera con Corea del Norte, donde fue recibido con honores militares, a casi un año de haber sido invitado formalmente por el Kremlin. Si bien es el primer encuentro entre el líder norcoreano y Putin, la reunión está orientada a revitalizar lazos históricos entre ambos países, forjados durante el mandato de Kim Jong-il, predecesor de Kim Jong-un, quien visitó Rusia en 2001, 2002 y 2011.

Luego del saludo formal y un apretón de manos, ambos mandatarios dieron el inicio a la cumbre en la Universidad Federal del Lejano Oriente donde, como estaba previsto, no hubo acuerdos ni declaraciones conjuntas.

“Gracias por su interés en regularizar la situación en la península de Corea, por querer mejorar las relaciones con Estados Unidos y, por supuesto, incrementar las relaciones con Rusia” fueron las palabras de Vladimir Putin, en un discurso que remarcó la relación entre ambos países y, principalmente, con el predecesor de Kim Jong-Un.

Por su parte, el líder norcoreano aseguró que “la situación en la península de Corea es de gran interés para toda la comunidad internacional” y remarcó que “las negociaciones serán un evento importante para evaluar juntos esta situación e intercambiar opiniones”.

A pesar de las conversaciones por la desnuclearización de la península, la reunión tenía prevista tratar temas de orden económico y cooperación regional. Según los datos del 2017, Rusia aparece como el segundo socio comercial de Corea del Norte, lo que constituye el 1,4% del intercambio con el país vecino, seguido de China, que representa el 94,8% de sus exportaciones. Sin embargo, el comercio entre ambos países cayó en un 65% recientemente. Por otro lado, el diálogo estuvo enfocado en los cerca de 10 mil trabajadores norcoreanos en Rusia, lo que significa un importante ingreso de divisas para Pionyang.

A dos meses de la frustrada cumbre entre Trump y Kim, la revitalización de los vínculos entre Rusia y Corea del Norte frente al escenario global representan el inicio de las conversaciones entre ambos mandatarios, que buscarán afianzar relaciones pero, principalmente, servirá como un muestra de la diplomacia rusa ante el conflicto en la península coreana, factor que podría suponer el debilitamiento de Donald Trump como mediador del conflicto.

25 abril, 2019

Sobre el Autor

Redacción Resumen del Sur