Destacados RDS, Europa, Mundo

Aplastante victoria de Zelensky en las presidenciales de Ucrania

zelensky-celebrando-victoria-1555872035930

Ucrania tiene nuevo presidente: nada más y nada menos que el actor y humorista Volodímir Zelensky. Con un 62% de participación (2% menos que en la primera vuelta), el candidato de la anti-política ganó el balotaje con un 70% sobre su rival y actual presidente, Petró Poroshenko. Pese a que fueron cuestionados hasta el mismísimo día de las elecciones, los comicios tuvieron lugar en relativa tranquilidad aunque no sin detalles peculiares.

La previa

Según una encuesta realizada tres días antes de la segunda vuelta por el Instituto Internacional de Sociología de Kiev, Zelensky contaba con un 48,4% de intención de votos frente a un 17% de Poroshenko.

El viernes previo al balotaje, ambos candidatos se enfrentaron en un debate pre-electoral más parecido a un reality show que a un intercambio de posturas políticas que, sin dudas, dejó en peores condiciones al actual presidente (véase la nota “Ucrania: Zelensky y Poroshenko protagonizaron un polémico debate público”).

Inmediatamente después de concluido el debate, el representante de la Asociación Ucraniana de Accionistas, Andrei Jilko, realizó una demanda contra Zelensky por “compra de votos y agitación política”. Según el acta judicial, el actor habría vendido entradas para el debate en su página oficial y habría alquilado colectivos para llevar personas a apoyarlo.

El equipo de Zelensky se presentó ante el juzgado y previo a la lectura de la resolución declaró que la denuncia era una “locura”. Por su parte, el grupo de Poroshenko afirmó no tener nada que ver con la denuncia realizada. Luego de varias horas de tensión, a la 1 de la mañana del domingo 21 de abril, día del balotaje, el juzgado decidió que no había pruebas suficientes para condenar a Zelensky.

El balotaje

Al igual que lo había hecho en la primera vuelta, Poroshenko se presentó a las urnas con su familia luego de asistir a misa. Se mostró optimista y habló de profundizar las reformas y el camino europeo.

Zelensky, por su parte, se presentó a votar con su esposa.Siempre gracioso y de buen humor agradeció a los votantes y a los periodistas, felicitó a los creyentes por el Domingo de Ramos y expresó su deseo que “las elecciones terminen bien”. En un gesto de complacencia  hacia la prensa, accedió a sacarse una foto con su boleta marcada, violando la ley electoral. Por esto mismo fue penalizado con una multa de alrededor de 1000 grivnas (aproximadamente 37 dólares).

Además de ésta, se registraron más de mil violaciones a la ley electoral, entre las cuales figuran el robo de boletas, un hombre alcoholizado que aseguró tener una bomba  y personas votando con lapiceras de “tinta invisible”. También causó revuelo la presencia de una integrante del colectivo FEMEN, quien con el torso desnudo mostró su apoyo hacia Zelensky al son de “todas nuestras esperanzas están en sus manos”.

Al igual que en la primera vuelta, no se abrieron urnas en la Federación Rusia, Crimea, Sebastópol ni en las autorproclamadas repúblicas de Donetsk y Luganks. Sí las hubo en el territorio del Donbás controlado por Kiev, en un colegio electoral votaron alrededor de 170 soldados y en otro los comicios empezaron a las 17 horas.

A casi media hora de cerrados los comicios, en la página de la Comisión Electoral Ucraniana subieron por error los resultados de la boca de urna, que pronosticaban 73,50% de votos para Zelensky y 25% para Poroshenko. Si bien las cifras fueron inmediatamente eliminadas, la noticia voló entre periodistas y espectadores de modo que los resultados parciales no sorprendieron a nadie.

Los resultados

Minutos antes de la hora de cierre de las urnas, Zelensky llegó a su búnker. Tras conocer oficialmente los resultados parciales, el showman dio un breve discurso en el cual agradeció a su familia, su equipo y los ucranianos. “Hicimos esto juntos (…) les prometo que nunca los decepcionaré. Mientras no asuma como presidente puedo hablarles como ciudadano ucraniano. Les digo a todos los países post soviéticos, mírennos, todo es posible”.

Por su parte, Poroshenko dio un discurso de casi media hora en el cual aceptó su derrota, felicitó a su contrincante por la victoria y se comprometió a ayudarlo en todo lo que necesite. También declaró que dejará el puesto de presidente pero no la política: “nuestro equipo seguirá luchando para entrar en Europa y la OTAN… defender a Ucrania de la agresión rusa… a nuestros soldados… nuestro idioma… a la Iglesia ucraniana… la estabilidad de los bancos…la posición internacional… devolver Crimea y el Donbás… y todas las reformas que hicimos”, declaró.

El futuro

Apenas una hora después de anunciados los resultados parciales, Zelensky volvió a salir a escena para su primera conferencia de prensa como presidente electo. Los periodistas preguntaron sobre su gabinete, el idioma ucraniano, la finalización de la guerra en el Donbás y cómo será la relación con Poroshenko y con Rusia. Al igual que durante su campaña pre-electoral, después de una serie de respuestas graciosas, pero evasivas, se retiró.

El futuro de Ucrania, en adelante liderado por un actor devenido político apoyado por la tercera persona más rica del país, es aún incierto. La abrumadora victoria de Zelensky nos deja dos lecciones importantes. Por un lado, Ucrania se suma a la ola internacional en contra de los políticos de carrera y la política tradicional; por el otro, gran parte de los ucranianos ya no votan en función de una postura pro o anti rusa sino que buscan una “tercera vía”.

En octubre tendrán lugar las elecciones parlamentarias. Para esta fecha sabremos si Zelensky es capaz de responder a las obligaciones de su nueva profesión, si Poroshenko es realmente capaz de ser parte de la oposición o si algún otro candidato puede satisfacer las demandas de renovación de los ucranianos. Mientras tanto, Rusia, Estados Unidos y la Unión Europea estarán vigilando al nuevo presidente de cerca.

21 abril, 2019

Sobre el Autor

Noelia Pérez Rivaben