Destacados RDS, Medio Oriente, Mundo

Elecciones en Israel: Netanyahu se impone y podría ser reelecto

1136025054_20190410024752342-koic-u461573703372uq-992x558lavanguardia-web

Con el 99% escrutado, el oficialista Likud se perfila a lograr una coalición con las fuerzas parlamentarias de derecha y asegurar la permanencia del primer ministro, Benjamín Netanyahu. En unas elecciones reñidas, el principal partido opositor, liderado por el ex jefe militar Benny Gantz, consiguió igualar a la fuerza oficialista en número de escaños, aunque todo indica que los votos no alcanzarán para generar un gobierno de izquierda.

Tras los comicios llevados a cabo en Israel, donde ambos candidatos de las principales fuerzas se autoproclamaron ganadores, la derecha Likud se perfila como favorita, con un total de 35 escaños (26,47%) en el Knéset (parlamento israelí), junto a la coalición centrista Azul y Blanco, que obtuvo la misma cantidad de bancas (26,11%). A pesar de la disputada contienda, ninguno de los partidos victoriosos logrará los 61 parlamentarios necesarios para obtener mayoría absoluta, por lo que se verán obligados a negociar con otras fuerzas para elegir al primer ministro que gobernará Israel durante los próximos 4 años.

No obstante, serán el resto de los partidos minoritarios quienes definan la permanencia o no de Netanyahu, que va por su quinto mandato. En este sentido, Shas fue la tercera fuerza elegida y obtuvo 8 escaños junto a Judaísmo Unido de la Torah (Yahaduth Hatorah), que obtuvo misma cantidad de parlamentarios y que, según expresaron, darán su voto de confianza al actual primer ministro. En tanto, el histórico Partido Laborista –uno de los grandes perdedores de la contienda- y la colación árabe-israelí Hadash – Ta’ al, ambos, de orientación centro-izquierda, lograron alcanzar los 6 escaños cada uno y, por consiguiente, darían su apoyo a al líder Azul y Blanco, Benny Gantz.

A su vez, la Derecha Unida (Union of Right-Wing Parties), que obtuvo 5 bancas en el parlamento, adelantó que formará gobierno de coalición en apoyo a Netanyahu, quien también contaría con el aval de los 5 escaños alcanzados por el partido Israel Nuestra Casa (Israel Beitenu). En último lugar, el partido centrista Kulanu superó el mínimo del 3,25% de los votos para ingresar al parlamento y obtuvo la cantidad automática de 4 escaños, al igual que los izquierdistas Meretz y la Lista Árabe Unida (Ra’ am – Balad), con la misma cantidad de bancas.

¿Cómo se elige al primer ministro en Israel?

A pesar de las distintas formaciones que se puedan llegar a pronosticar, los próximos 42 días desde finalizado el escrutinio son claves para las negociaciones entre partidos. Una vez conocidos los resultados, el presidente Rauven Rivlin, quien cumple funciones meramente protocolares, deberá designar un candidato para conformar una coalición de gobierno de mayoría absoluta. Aunque la tradición marca que el candidato seleccionado es el líder del partido que más votos obtuvo en las elecciones, el presidente tiene la libertad de elegir a quien considere capaz de alcanzar el mínimo de 61 escaños, sobre el total de 120 parlamentarios.

Vencido ese plazo, si el candidato seleccionado no lograra conformar una coalición de gobierno, el presidente designará a otro parlamentario para que junte las bancas necesarias para poder elegir a quien será el primer ministro israelí durante los próximos 4 años. En este sentido, Rivlin es parte de la fuerza oficialista Likud, por lo que, probablemente, designe a Netanyahu para lograr un coalición de gobierno, siendo quien resultó ganador en las elecciones y quien cuenta con mayor cantidad de adeptos para ser reelecto.

Los resultados preliminares, en tanto, indican que el bloque de la derecha superaría la mayoría absoluta con 65 escaños entre los partidos Likud, liderado por Netanyahu, Shas, Judaísmo Unido de la Torah, Derecha Unida, Israel Beinetu y Kulanu, mientras que el bloque de izquierda obtendría los 55 escaños restantes entre los partidos Azul y Blanco, liderado por Benny Gantz, el Partido Laborista, Hadash Ta’ al, Meretz y la Lista Árabe Unida.

Las elecciones israelíes en cifras

Según datos brindados por el Comité Nacional Electoral israelí, la participación en los comicios alcanzó un total de 4.016.310 sufragios, de los más de seis millones de empadronados habilitados para votar. La jornada finalizó con un 67% de participación electoral, siendo un 4% menor al casi 72% de las elecciones del 2015.

Aunque diversos grupos de las principales ciudades árabes israelíes llamaron a boicotear las elecciones, la cifra de participación en esas localidades alcanzó, sin embargo, el 71,4%. En tanto, los hechos más graves de la jornada estuvieron marcados por la utilización de cámaras ocultas por parte de fiscales y observadores del partido Likud en colegios electorales árabes, donde las autoridades policiales secuestraron cerca de casi 1200 artefactos. Según expresó el partido que lidera el primer ministro Israelí, las cámaras fueron utilizadas para desvelar irregularidades y supuesto fraude en esas localidades, lo que resulta algo completamente ilegal.

Un plebiscito a Netanyahu

Los principales analistas coinciden en que las elecciones celebradas el día de ayer en Israel significaron un plebiscito para aprobar la gestión del primer ministro israelí, que aspira a su quinto mandato. En este sentido, en el último tiempo Netanyahu experimentó una creciente debilidad y distintas fragmentaciones en el seno de la coalición producto de las diversas causas de corrupción que tiene en la Justicia, lo que derivó en el llamado a elecciones anticipadas. Una nueva victoria del primer ministro, posiblemente, signifique la posibilidad de tener un escudo legal frente a las acusaciones en su contra y el margen que requiere para revertir su imagen en la opinión pública.

10 abril, 2019

Sobre el Autor

Redacción Resumen del Sur