Destacados, Destacados RDS, Europa, Opinion, Rusia

Claves para entender el balotaje en Ucrania

 

El domingo 31 de marzo se llevaron a cabo las elecciones presidenciales en Ucrania. Los resultados coincidieron casi a la perfección con las encuestas pre-electorales: el actor Volodímir Zelensky lideró los comicios con 30,24% de los votos, seguido de lejos por el actual presidente Petró Poroshenko con 15,95%. El tercer lugar se lo llevó Iúlia Timoshenko con 13,4% y el cuarto puesto el candidato del Kremlin Iúrii Bóiko con 11,67%. La segunda vuelta entre Zelensky y Poroshenko se realizará el 21 de abril en un contexto de mucha incertidumbre, he aquí algunas claves para entender mejor el escenario.

Los comicios

Pese a la enrarecida atmósfera pre-electoral, la votación se llevó a cabo con relativa calma y contó con un 64% de participación. También hubo un alto grado de recurrencia en otros países, salvo en Rusia, en donde no dispusieron urnas a pesar de contar con aproximadamente 2 millones de ucranianos.

Se registraron más de 2000 violaciones a ley electoral, desde votantes sin documentos, mal registrados o muertos hasta selfies en el cuarto oscuro. La frutilla del postre fue la impugnación del voto del candidato presindencial Oleg Liáshko, quien se sacó una foto con su boleta marcada.

Luego de depositar su voto, tanto Poroshenko como Timoshenko recalcaron la importancia de participar en las elecciones como forma de seguir “el camino europeo”. Zelensky, por su parte, también alabó la democracia ucraniana. Lo hizo en idioma ruso, lo cual no agradó a muchas personas e incluso hay quienes pretenden demandarlo por hablar en el idioma del “país agresor” en la televisión abierta.

Los resultados

Una vez cerradas las urnas y publicados los números no oficiales hubo una variedad de reacciones. Zelensky agradeció al pueblo por “votar a conciencia” y declaró que si se encuentra con Putin le dirá que “devuelva nuestro territorio” y pague por “haber ayudado a las personas que participaron en la escalada de Crimea y Donbass”. Inmediatamente luego el Kremlin anunció que la cuestión de Crimea está cerrada definitivamente.

Por su parte, Poroshenko dijo ser “el único que puede contener la agresión rusa” y afirmó que su “enemigo es Putin”. Asimismo sostuvo que “votar por Zelensky es votar por los oligarcas y la corrupción”.

La primera declaración de Timoshenko fue que sus “cifras no coinciden con las cifras publicadas” y denunció la falsificación y compra de votos. Tres días después la princesa del gas aceptó su derrota y anunció que no respaldará a ninguno de los otros candidatos en el segundo turno.

 

Perspectivas para el balotaje

El día establecido para la segunda vuelta es el 21 de abril. Poroshenko, a sabiendas que su contrincante no es hábil en responder cuestiones de política, desafió a Zelensky a un debate televisivo. El actor redobló la apuesta y propuso que el debate tenga lugar en un estadio de fútbol y que los candidatos se realicen un análisis de sangre para comprobar que ninguno de los posibles presidentes de Ucrania es alcohólico o drogadicto. En una jugada maestra, también invitó a la ex-candidata Iúlia Timsohenko a ser la mediadora del debate.

Es interesante destacar que de los 39 candidatos de la primera vuelta, más de 30 recibieron aproximadamente un 3% de los sufragios que, según las encuestas,  serían destinados a Zelensky antes que a Poroshenko. Esto no incluye al electorado de Timoshenko, que ya convocó a sus seguidos a no presentarse a las urnas, ni al candidato del Kremlin, Iurii Boiko, quien rechaza por igual a ambos candidatos.

He aquí un dato no menor: teniendo en cuenta que entre los dos candidatos del ballotaje Poroshenko es abiertamente anti-ruso, Moscú podría respaldar a Zelensky y tener una nueva marioneta en el país vecino. Sin embargo, los medios oficialistas rusos tratan al comediante como un enemigo más. Esto sorprende aún más puesto que el actor cuenta con el apoyo del oligarca Ígor Kolomóisky, quien tiene amplias redes de negocios en Rusia. ¿A qué se debe este rechazo del Krelin por Zelensky? ¿Podría llegar a cambiar esta actitud antes del 21 de abril? ¿Es realmente posible que Rusia no se involucre en los asuntos de su vecina Ucrania?

8 abril, 2019

Sobre el Autor

Noelia Pérez Rivaben