Destacados, Destacados RDS, Opinion

Juan Guaidó: un presidente fronteras afuera

guaido-pence-duque-750x500

Juan Guaidó continúa con su recorrida por los países de la región que lo reconocieron como autoridad legítima de Venezuela. Brasil, Argentina, Paraguay y Ecuador fueron los destinos recientes el diputado opositor luego del fracaso del intento de ingresar ayuda humanitaria proveniente de Estados Unidos por la frontera con Brasil y Colombia.

El post 23F deja algunas conclusiones importantes para entender el viraje de la estrategia opositora en Venezuela. En primer lugar, la foto del autoproclamado presidente encargado con el mandatario de Colombia Ivan Duque y el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, significa que el dirigente de Voluntad Popular decidió abrazarse al ala más radicalizada alrededor de al crisis en el país sudamericano.

guaidobolso

Ante las divisiones internas en el gobierno brasileño-que a través de su vicepresidente Hamilton Mourao, descartó una “aventura belicista”- y la negativa de Chile, Perú y Argentina, entre otros países, Guiadó depositó todas sus expectativas en el eje colombo-norteamericano.

La segundo cuestión qué nos deja el intento frustrado del sábado pasado fue la incapacidad de Guaidó de torcer la correlación de fuerzas interna. El objetivo de los opositores a Maduro fue generar un quiebre en las Fuerzas Armadas y que eso termine forzando una salida rápida del chavismo. Eso no sucedió y, si bien las deserciones fueron más de 300 entre los militares, no es suficiente para modificar esta situación de empate.

¿Cuál es la alternativa que le queda? La presión internacional pero el detalle es que ante la posibilidad de desaparecer de escena, Guaidó decidió radicalizarse. Esto le permite mostrarse con los propios (Macri, Bolsonaro, Duque) pero lo aleja de sectores importantes para pensar una transición como China, Rusia e, incluso, la Unión Europea que viene tomando distancia del discurso de la Casa Blanca.

macriguiado

Por otra parte, la suerte de Guiadó se complica porque sabe que cuando regrese al país deberá someterse a los Tribunales de Justicia por haber violado la prohibición de salida del país. En ese caso, deberá decidir entre ser un exiliado o un preso político. Ninguna de los dos sirven para sus objetivos iniciales.

Por el lado del chavismo, saben que el tiempo les juega a favor y diseñador cinco puntos para una mesa de diálogo.

1-Respeto a la soberanía de Venezuela.

2-Respeto al derecho a la paz.

3-Levantamiento de las sanciones

4-Que se establezca un mecanismo para dirimir por vías pacíficas las diferencias que haya entre el Gobierno y la oposición

5-Respeto a la no injerencia por parte de otros países y de otros gobiernos a los asuntos internos de Venezuela”.

 

Ninguno de estos puntos serán aceptados por el Grupo de Lima pero puede ser discutido tanto por el Grupo de Contacto Internacional de la Unión Europea como por el Mecanismo de Montevideo, siempre y cuando el gobierno acepte convocar a elecciones. Esto, hoy, parece casi imposible.

El gobierno de Maduro tiene una nueva oportunidad, puede moderarse, aprovechar la alianza con Rusia y China y construir un puente con la Unión Europea. De lo contrario, nos meteremos en un callejón sin salida.

2 marzo, 2019

Sobre el Autor

Augusto Taglioni

Director de Resumen del Sur, periodista. Mar del Plata