América Latina, Destacados, Mundo

Crisis en Venezuela: Grupo de Lima pide una transición “sin uso de la fuerza”

dt-common-streams-streamserver

Luego de reunirse en Bogotá, el Grupo de Lima elaboró un documento de 18 incisos donde, entre otros puntos, condena el impedimento del ingreso de la ayuda humanitaria del pasado 23 de febrero y solicitó la intervención de la Corte Penal Internacional ante, lo que denuncian, son delitos de “lesa humanidad”.

Durante la reunión que mantuvieron representantes de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú y Venezuela, con la participación del vicepresidente estadounidense, Mike Pence, establecieron las bases de lo que será una arremetida en el marco legal, conforme a la denuncia por delitos de lesa humanidad realizada en octubre del 2018, y pusieron paños fríos a la escalada de violencia, que ya dejó una cifra de 5 muertos y más de 300 heridos.

El fracaso del autoproclamado presidente venezolano, Juan Guaidó, por introducir los cargamentos de ayuda humanitaria en Venezuela obligó al Grupo de Lima a replegarse y planear nuevas estrategias. Y, lejos del pedido del presidente de la Asamblea Nacional por “que se mantengan todas las cartas sobre la mesa”, el documento signado por 11 de los 14 países miembros de la coalición internacional, propone que “la transición a la democracia debe ser conducida por los propios venezolanos pacíficamente” y “sin uso de la fuerza”.

En este sentido, la Unión Europea fue categórica al rechazar la violencia en el país bolivariano, según detalló durante una rueda de prensa Maja Kocijancic, portavoz de la jefa de la diplomacia europea Federica Mogherini. “Necesitamos una solución pacífica, política y democrática. Esto excluye la violencia”, aseguró.

Asimismo, Brasil descartó la posibilidad de una intervención militar a través de un mensaje del vicepresidente, Hamilton Mourao, quien anunció en su twitter que van “a mantener la línea de no intervención creyendo en la presión diplomática y económica internacional para buscar una solución pacífica”. A su vez, el general retirado destacó que “el ingreso de las fuerzas armadas extranjeras en territorio brasileño depende de la aprobación del congreso nacional y no de la intención de apoyo del gobierno para tal posibilidad”.

Entre otro de los 18 puntos elaborados por el Grupo de Lima, el documento abre un posible panorama de arremetida legal contra el presidente venezolano, Nicolás Maduro, a través de la Corte Penal de La Haya. “(Los países firmantes) Deciden solicitar a la Corte Penal Internacional que tome en consideración la grave situación humanitaria en Venezuela, la violencia criminal del régimen de Nicolás Maduro en contra de la población civil, y la denegación del acceso a la asistencia internacional, que constituyen un crimen de lesa humanidad”, detalla el documento conforme a una solicitud presentada el pasado 27 de octubre por Argentina, Canadá, Colombia, Chile, Paraguay y Perú.

En este sentido, el Grupo de Lima tiene en claro que es necesario barajar más opciones para cumplir los objetivos establecidos desde su conformación, mientras las presiones diplomáticas, políticas y económicas estadounidenses se agudizan con el visto positivo de los países de la región. La deserción militar, a su vez, no ha representado un verdadero golpe a Maduro, que ha optado por defender los accesos con el uso de la fuerza, aunque, sin embargo, ha representado un fracaso simbólico para Juan Guaidó que exige replantear estrategias.

26 febrero, 2019

Sobre el Autor

Redacción Resumen del Sur