América Latina, Destacados, Destacados RDS, Mundo

Con un fuerte rechazo internacional, Maduro juró como presidente

Foto: El Universal

Foto: El Universal

El primer mandatario venezolano, Nicolás Maduro Moro, asumió su segundo gobierno consecutivo ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). La Organización de Estados Americanos, Estados Unidos, el grupo de Lima y la Unión Europea, en tanto, han manifestado su oposición al reconocimiento del gobierno del presidente bolivariano, en medio de un tenso escenario internacional motivado por la crisis institucional, económica y política que atraviesa el país.

La asunción de Nicolás Maduro activó una cadena de rechazos internacionales tanto en la esfera latinoamericana, como occidental. Al poco tiempo de la jura, la OEA aprobó una resolución que desconoce al gobierno del presidente bolivariano, mientras Argentina anunció “su pleno reconocimiento de la Asamblea Nacional como único órgano democráticamente electo en dicho país” y prohibirá el ingreso de “integrantes de alto nivel del régimen venezolano”. Más sólidas aún fueron las autoridades paraguayas, quienes han roto las relaciones diplomáticas con Caracas por considerar “ilegítimo” el segundo mandato de Maduro.

De Latinoamérica, sólo estuvieron presentes los presidentes de Bolivia, Cuba, San Salvador y Nicaragua, a quienes el mandatario venezolano agradeció su presencia y dio el mensaje de que “hay otro mundo mucho más grande que el imperio de Estados Unidos y sus aliados”. El resto de los países de América Latina y el Caribe, en tanto, habían anticipado que no reconocerían al gobierno de Maduro en un comunicado firmado por 13 de los 14 miembros del grupo de Lima, con excepción de México y Uruguay. El saludo fue extendido a los primeros mandatarios de Abjasia y Osetia del Sur, países no reconocidos por la ONU, así como a autoridades de los gobiernos de Turquía, China, Rusia, Irán y Palestina.

A pesar de la tensión entre Venezuela y los países de derecha de la región, el presidente bolivariano convocó a sus pares a una eventual cumbre de mandatarios que permita dirimir asperezas y retomar un canal de diálogo, aunque, fue taxativo en cuanto a la declaración de Lima del 4 de enero y aclaró que no aceptará la “intervención de ningún gobierno del mundo”.

Durante su discurso de poco más de una hora y 20 minutos, Maduro agradeció a dos de sus principales aliados, China y Rusia, por la cooperación brindada en el marco del programa de recuperación, crecimiento y prosperidad económica y anunció un conjunto de acciones económicas que presentará formalmente el día lunes.

Nicolás Maduro Moro asumió su segundo mandato consecutivo en medio de una profunda crisis institucional, política y económica, tras ser reelegido el pasado 20 de mayo. Sin embargo, la legitimidad de líder PSUV parece pender de un hilo, entre un discurso sostenido por conspiraciones, el fuerte sustento ideológico y una carga histórica que busca reivindicar el socialismo chavista, mientras no logra resolver los aspectos básicos de la economía y es sometido al aislamiento internacional incentivado por las potencias occidentales.

 

11 enero, 2019

Sobre el Autor

Sebastian Mangini