América Latina, Destacados, Destacados RDS, Mundo

AMLO se diferencia del grupo de Lima y reconocerá al gobierno de Maduro

amlo

En una declaración firmada por 13 de sus 14 estados miembros, el grupo de Lima rechazó las elecciones realizadas en el país bolivariano el pasado 20 de mayo y pidió la transferencia del poder a la Asamblea Nacional, a días de que Nicolás Maduro asuma su segundo mandato consecutivo el próximo 10 de enero. La única disidencia fue la del presidente mexicano, quien aseguró que van a “respetar los principios constitucionales de no intervención y de autodeterminación de los pueblos”.

Desde la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la presidencia, México se prepara para un cambio de paradigma, no sólo a nivel interno, sino también en la región. El posicionamiento de la potencia latinoamericana con mayor PIB, luego de Brasil, determinará las relaciones estratégicas y, principalmente, el juego de alianzas regionales que tendrá lugar en Latinoamérica durante los próximos años. En este sentido, las relaciones diplomáticas con Venezuela resultaron un factor que segmentó de lleno las agendas electorales de la mayoría de los países de la región y que, sin duda, significaron una influencia –mayor o menor- para el electorado.

No obstante, los rechazos hacia el líder de Morena (Movimiento Regeneración Nacional) no tardaron en llegar. Las críticas tuvieron lugar no solo desde el seno del conservador PAN (Partido Acción Nacional) mexicano, sino desde otras fuerzas tradicionales, como el PRD (Partido de la Revolución Democrática), así como algunos sectores de la comunidad venezolana residente en México.

Sin embargo, mientras que los gobiernos de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía instaron a Maduro a no asumir la presidencia el 10 de enero y ceder el poder a la Asamblea Nacional, los gobiernos de Bolivia, Cuba y Uruguay se alinearon a la posición de AMLO y reconocerán el nuevo mandato de Maduro.

A través de su twitter, el presidente boliviano, Evo Morales, saludó a AMLO por “defender el principio de no intervencionismo y dejar sin apoyo los actos de golpismo diplomático”. Asimismo, desde la cancillería cubana auguraron éxitos al nuevo mandato de Maduro y “rechazaron los recientes pronunciamientos y acciones injerencistas” hacia Venezuela, mientras que el gobierno uruguayo descartó acompañar la declaración del grupo de Lima y bregará por “una salida pacífica en base al diálogo”.

De esta manera comienza un largo capítulo signado por las diferencias  en torno a la función del grupo de Lima, un organismo multilateral creado en 2017 por 14 países para buscar una vía pacífica a la crisis económica, migratoria e institucional que atraviesa Venezuela.

Las diferencias, en tanto, subyacen sobre el interés hegemónico de sus países integrantes, que han buscado, más bien, aglutinar un estricto apoyo a una quebrantada oposición venezolana, guarecida en la Asamblea Nacional tras lograr una mayoría en 2015, en lugar de proponer una vía pacífica que permita trazar un canal de diálogo entre las partes y un reordenamiento institucional en el país bolivariano.

 

7 enero, 2019

Sobre el Autor

Sebastian Mangini