Destacados, Europa, Mundo

Hubo acuerdo y la derecha gobernará Andalucía

andalucia

El PP y Ciudadanos cerraron este miércoles in extremis su acuerdo para desalojar, tras 36 años y medio, al PSOE del Palacio de San Telmo de Sevilla, sede de la Presidencia de la Junta de Andalucía. Para ello, ambas formaciones políticas no han tenido más remedio que echar mano de Vox, el partido de extrema derecha que en las pasadas elecciones autonómicas del 2-D logró los votos de casi 400.000 andaluces, que se traducen en 12 escaños en el Parlamento andaluz.

 Precisamente con la vista puesta en el inicio de la legislatura este jueves, con la constitución del Parlamento andaluz, el PP y Cs presentaron este miércoles un acuerdo que le da a la formación ‘naranja’ la Presidencia de la Cámara andaluza y a los ‘populares’ la Presidencia del Gobierno andaluz… si todo discurre sin sorpresas de última hora.
El acuerdo cerrado por el PP y Cs preveía que todos los partidos políticos, incluido Vox, estuvieran representados en la Mesa del Parlamento de Andalucía con voz y voto. Pero a última hora de la noche, el coordinador general de IU-CA y candidato de Adelante Andalucía a la Vicepresidencia de la Junta, Antonio Maíllo, ha traslado a Cs su rechazo a dicho planteamiento, por lo que el partido de Marín ha decidido retirar la propuesta.
Este pacto «despeja los obstáculos» para que haya un gobierno del «cambio» en Andalucía tras casi cuatro décadas con el PSOE en el poder. «Es más que previsible que yo sea el próximo presidente de la Junta de Andalucía», proclamó sonriente el líder del PP andaluz, Juan Manuel Moreno Bonilla. No obstante, matizó que él será el nuevo presidente «si todo marcha como hemos pactado».
«Hay que tener generosidad; lo importante no son los políticos sino las políticas» que pretenden poner en marcha y por ello la Presidencia de la Junta de Andalucía «no será un obstáculo» para que haya «un gobierno del cambio», señaló Marín, admitiendo de esta forma que su partido pueda apoyar a Moreno en la investidura.
Sin embargo, el líder andaluz de Ciudadanos, Juan Marín, remarcó que el acuerdo alcanzado por su formación y el PP «no es sobre el presidente» del Gobierno andaluz, sino sobre la Mesa del Parlamento, si bien la formación naranja no será «un obstáculo» para la alternancia, reiteró. «Habrá gobierno del cambio sí o sí y el PSOE se irá a la oposición», subrayó Marín.
En virtud del pacto sellado por Cs y el PP, el reparto de los siete puestos de la Mesa del Parlamento quedaría de la siguiente forma: la formación ‘naranja’ ocuparía la Presidencia de la Cámara andaluza; el PP contaría con una vicepresidencia y una secretaría; el PSOE, una vicepresidencia y una secretaría; Vox, una secretaría; y Adelante Andalucía (Podemos+IU), una vicepresidencia. Con este reparto, el PP cede uno de sus sillones a Vox y Cs a Adelante Andalucía.
Marín vinculó este acuerdo al visto bueno de Adelante Andalucía. A última hora de la tarde de este miércoles, Marín anunció a Europa Press que, finalmente, su formación había decidido retirar la propuesta de que todos los grupos con representación en la Cámara estén presentes con voz y voto en la Mesa, después de que Antonio Maíllo le hubiera trasladado su rechazo al citado planteamiento.
La negativa de Maíllo «cambia por completo» el escenario, por lo que la formación ‘naranja’ tiene previsto volver a entablar contactos con el PP y Vox, «dado que con el PSOE no es posible», señaló Marín. Faltan horas para la constitución del Parlamento.
Con el reparto pactado por el PP y Cs, no era necesario que la formación que lideran Teresa Rodríguez y Antonio Maíllo le diera su aprobación para que saliera adelante. Ningún diputado de Adelante Andalucía, por lo tanto, debía votar a Cs para la Presidencia del Parlamento. Les basta con los 59 votos del PP, Cs y Vox. De hecho, la coalición de IU y Podemos votará a sus propios candidatos, según ha confirmado en un comunicado. En el documento, la confluencia ha señalado que defenderá así su derecho a formar parte de la Mesa del Parlamento, como recoge el reglamento de la institución, y “no participará de ningún pacto con otras fuerzas políticas” y se “situará frente a las derechas“. Si no aceptan el ofrecimiento de Cs, Adelante Andalucía se quedará fuera de la Mesa con toda probabilidad.

Investidura

El PP confía en que haya gobierno en Andalucía a mediados de enero. Moreno precisó que «lo normal y razonable» es celebrar el debate de investidura el 16 de enero, y detalló que cinco o seis días antes, «como mínimo», se conocerá el nuevo modelo de Gobierno, para lo que negociarán los próximos días.

En cuanto a la Presidencia del Parlamento, un puesto clave para una legislatura en la que PP y Cs previsiblemente gobernarán en minoría, Cs no quiso confirmar quién será la persona elegida. La favorita es Marta Bosquet, pero como en la Mesa de la Cámara debe haber paridad la formación naranja no quiere arriesgarse a dar el nombre de una mujer y que el PSOE pueda «hacer una jugada», confesó Marín.

Mientras prosiguen los contactos y llamadas entre partidos, el PSOE se ha mantenido totalmente al margen y tan sólo ha pretendido que se formara una Mesa del Parlamento «excluyente» en la que no estuviera Vox. «Parece que todavía no se han enterado del resultado de las elecciones», atizó Marín.

Los diputados del PSOE, hasta hace bien poco perejil de todas las salsas, este miércoles preguntaban a los periodistas qué estaba pasando en el Parlamento andaluz.

Negociaciones con Vox

Vox entra de lleno finalmente en los planes de PP y Ciudadanos, que no sólo pretenden que tengan voz y voto en la Mesa del Parlamento Andaluz que se constituye este jueves, sino que mantienen conversaciones y reuniones con la derecha radical en aras de logar su objetivo de gobierno del cambio para Andalucía.

Por parte de Ciudadanos, las negativas de las semanas anteriores a mantener cualquier tipo de negociación con Vox fueron matizadas por Marín, que admitió haber mantenido contactos con el partido. El anuncio de estos contactos, de hecho, fue este miércoles inmediatamente anterior al del acuerdo entre PP y Cs.

Los secretarios generales del PP, Teodoro García Egea, y de Vox, Javier Ortega,se han reunido este miércoles en Sevilla. Fuentes de la dirección nacional de Vox han detallado que durante el encuentro se han tratado temas exclusivamente relacionados con la constitución de la Mesa del Parlamento andaluz, pero “no sobre la sesión de investidura y no sobre cuestiones programáticas”.

Durante la tarde de este miércoles, Javier Ortega ha mantenido un encuentro en el Parlamento andaluz con los 12 parlamentarios de Vox.

Mientras, Santiago Abascal ha manifestado en su cuenta de Twitter: “Lo vamos a repetir porque algunos no se quieren enterar: VOX no va a votar un gobierno que no se siente a escuchar y atender a los representantes y las propuestas de 400.000 andaluces”.

Este miércoles se constituye el Parlamento andaluz salido de las urnas el pasado 2 de diciembre, que dio la victoria al PSOE, pero sin los escaños suficientes para constituir gobierno, y este jueves se constituirá la Mesa que va a gobernar la Cámara, aunque todavía se desconoce cómo será su composición. De ahí laimportancia de los contactos de última hora que mantienen PP y Ciudadanos con Vox.

Además, el líder andaluz de la formación naranja, Juan Marín, ha desvelado esta mañana que si bien ha hablado con los líderes de Adelante Andalucía el pasado 25 de diciembre, también lo ha hecho con el presidente de Vox en esta comunidad, Francisco Serrano, para abordar la composición de la Mesa del Parlamento regional y para trasladarle su intención de “no excluir” a ninguna fuerza política.

Ha sido igualmente el día de Navidad cuando las direcciones andaluzas de PP y Cs han difundido el contenido íntegro del acuerdo programático cerrado para un nuevo gobierno de Andalucía que incorpora 90 medidas tras pactar el último bloque relativo a reactivación de los servicios públicos en la comunidad, que se suma a los referentes a regeneración democrática y reformas económicas y fiscales hechos públicos desde el pasado domingo.

Dicho documento en sí mismo no incluye ninguna concesión a las demandas de Vox difundidas en los últimos días y relativas a la incorporación de algunos de sus puntos programáticos, como la recentralización de competencias o la supresión y sustitución de la Ley sobre Violencia de Género hacia la Mujer.

Vox es fundamental para que los ‘populares’ y la formación ‘naranja’ puedan poner en marcha su acuerdo, y sin embargo en el pacto que se ha conocido se abordan cuestiones con las que la formación de Santiago Abascal no comulga, como medidas para desarollar la ley de igualdad y contra la violencia de género y políticas de defensa de la ley LGTB (lesbianas, gais, transexuales y bisexuales), que Vox pide que se anulen.

Vox cuenta con 12 escaños en el Parlamento andaluz, que unidos a los 26 del PP y los 21 de Cs suman 59 escaños, cuatro por encima de la mayoría absoluta y más que suficientes para cerrar el paso a un gobierno socialista.

El líder de Vox, Abascal, ha mostrado estos días su malestar en su cuenta de Twitter con el pacto alcanzado por el PP y Ciudadanos: “Me preocupa que los que se disponen a gobernar Andalucía no sepan sumar. A no ser que ya hayan pactado con el socialismo, cosa probable porque en sus medidas no se incluyen un verdadero cambio”.

Fuente: El Mundo.

27 diciembre, 2018

Sobre el Autor

Redacción Resumen del Sur