Destacados, Destacados RDS, Opinion

El rol de la Justicia en la crisis brasileña

stf

Desde el escándalo del Lava Jato a hoy, el poder judicial tuvo un rol preponderante en la cotidianidad brasileña. La instrumentación del sistema de arrepentidos para condenar a buena parte del sistema político por casos de corrupción marcó a fuego la relación de la política con la sociedad y explica buena parte de la crisis de representatividad que puede depositar a Jair Bolsonaro en el Palacio Planalto.

La corrupción está en el centro de las propuestas de los candidatos que la consideran el inicio de todos los problemas que afectan al país. En el debate del jueves por la noche organizado por la cadena O’Globo, todos los postulantes manifestaron su compromiso respecto al tema y pretendieron señalar al petista Fernando Haddad por los antecedentes recientes de su partido.

Pero, ¿es verdaderamente el problema principal de los brasileños?

Según una encuesta de Datafolha la preocupación está enfocada en el crimen y la violencia. No obstante, la corrupción ha sido el arma letal de la justicia para insertarse en la realidad del país.

El poder judicial y el Ministerio Público controlan hoy cerca del 2% del PIB Click To Tweet

 

Consultado por el tema, el profesor de Derecho Constitucional Claudio Ladeira opinó que “la actuación del sistema judicial fue decisiva para fomentar la crisis institucional y también el cuadro electoral actual”.

Cabe destacar que la desconfianza de la sociedad con los partidos políticos tradicionales se inició antes de la re-eleccion de Dilma Rousseff en 2014 y se agudizó en 2016, materializadose notablemente en las elecciones municipales que dieron paso al empresario Joao Doria y al pastor evangelista Marcelo Crivella para administrar ciudades de una importancia inmensa como Sao Paulo y Río de Janeiro.

Antes existieron otros casos como el del humorista y actor Francisco Everardo Oliveira Silva, conocido como Tiririca, quien fue electo en 2010, el muy probablemente futuro gobernador de Río de Janeiro, Romario y hasta un tal Jair Bolsonaro, polémico remador desde 1988, pero que pasó de ser el undécimo diputado en 2010 al más votado en 2014.

Continúa Ladeira: “Con la Constitución de 1988 las instituciones judiciales adquirieron considerable poder político, resultado entre otras cosas de la ampliación de las competencias para ejercer el control de constitucionalidad y de una enorme autonomía presupuestaria”.

´El juez Moro tiene como principal objetivo pararse por encima de las instituciones de Brasil´ Click To Tweet

 

Aquí un dato muy importante para entender el rol de la justicia. El poder judicial y el Ministerio Público controlan hoy cerca del 2% del PIB, cuando en el mundo entero normalmente es el 0,6%.

La corrupción se instaló a partir de 2005 con el “mensalão”. Allí, el sistema de justicia pasó a ocupar un papel destacado también en el combate a la corrupción, percibida por la población cada vez más como un problema inherente al sistema político.

Claudio Ladeira da en el clavo sobre el rol de la justicia en los asuntos de la política. Nos recuerda que “en la víspera de la votación del impeachment de Dilma Roussef en la Cámara de Diputados, el juez Sérgio Moro, en acción ilegítima, divulgó escuchas telefónicas involucrando a la entonces presidenta y el expresidente Lula, que ella había nombrado para la jefatura de la casa civil a propósito de restablecer canales de diálogo con el congreso. En el caso de los Estados Unidos de América, la mayoría de los países de la Unión Europea (UE) ), que a su vez eran usadas para fundamentar nuevas acusaciones contra escalones más elevados”.

El poder judicial le dio el tiro de gracia a la política. La separó de buena parte de la sociedad y generó las condiciones para el monstruo que conocemos como Bolsonaro, que cada día que pasa es más grande y poderoso.

El Juez Moro es el ariete principal del bloque judicial y tiene como principal objetivo pararse por encima de las instituciones de Brasil. Constituyó una cuidada alianza con los medios de comunicación que le permitió instalar una condena mediática antes que el proceso judicial establezca responsabilidad por algún delito.

En este punto, Ladeira dijo que “es necesario recordar que la propia condena del expresidente Lula se basa en gran parte en ese tipo de prueba”. Añade que “el hecho de que las delaciones eran cuidadosamente divulgadas secretamente para la prensa, instaurando un verdadero proceso de juicio mediático antes de que hubiera un proceso judicial, con derecho de defensa, etc. Esto permitía la construcción de una opinión pública ampliamente favorable a la condena, respaldando nuevas investiduras judiciales”.

´El poder judicial le dio el tiro de gracia a la política´ Click To Tweet

 

Nos detenernos por un momento en el rol del poder judicial en la actual realidad brasileña. Omite una buena parte la crisis actual, en la cual no tiene responsabilidad por investigar, pero sí utiliza el poder de policía para disciplinar a adversarios, detener y proscribir a quien lidera las encuestas y dotar de anormalidad a un país que hasta no mucho tiempo atrás era un ejemplo a seguir para el amplio abanico de fuerzas políticas de la región.

La justicia en Brasil es independiente, pero toma anabólicos y se aprovecha de la podredumbre de un sistema político que estaba flojo de papeles. Este bloque intentará imponer condiciones al próximo presidente. Hablamos de cargos, nombramientos y ascensos. Esto se verá con más fuerza en la segunda vuelta, cuando la polarización reinante se profundice.

A 30 años de la Constitución del 88, lo que puede decirse con mucha convicción es que quienes celebraron el aniversario de la Carta Magna, hacen todo lo posible para no cumplirla. Brasil está bajo la tutela de los jueces que hicieron de un estado de excepción su zona de confort.

6 octubre, 2018

Sobre el Autor

Augusto Taglioni

Director de Resumen del Sur, periodista. Mar del Plata