Destacados, Destacados RDS, Entrevistas

“Entrar a la dolarización es muy fácil, salir es casi imposible”

munoz

El fantasma de la dolarización de la economía argentina sobrevoló varias semanas luego de las declaraciones mediáticas del presidente del Consejo Económico Nacional y asesor de Donald Trump, Larry Kudlow. Independientemente de las desmentidas posteriores de los gobiernos de Estados Unidos y Argentina, el debate no abandonó la esfera pública, en el marco de una economía cada vez mas deteriorada.

Un ejemplo de economía dolarizada es Ecuador. Es por eso que Resumen del Sur consultó a Pabel Muñoz, exfuncionario del gobierno de Rafael Correa que actualmente es asambleísta nacional por el estado de Pichincha y presidente la Comisión de Régimen Económico de la Asamblea Nacional. Muñoz es sociólogo y politólogo y brindó detalles históricos del proceso dolarizador, explicó los motivos por el cual no se abandonó ese régimen durante la década de Correa y consideró que “la economía de Ecuador lastimosamente sigue los pasos de la economía argentina”.

 

¿Qué se puede decir de la experiencia de dolarización de Ecuador?

La dolarización en Ecuador fue un ejemplo tomado de la Argentina, pero de su versión más light que es la convertibilidad. En el caso ecuatoriano, no sólo adoptamos el modelo de convertibilidad, sino que fuimos más extremos y concretamos la dolarización. Déjame hacerte un poco de historia y darte mi apreciación sobre lo equivocada que estaría Argentina si tomara este modelo.

´Prácticamente pierde la capacidad de hacer política monetaria´ Click To Tweet

En primer lugar, nosotros entre los años 1996 y 1997, el presidente de ese entonces Abdalá Bucarán pidió el apoyo de Domingo Cavallo para que le diera unas ideas sobre el manejo de la economía y particularmente del modelo de convertibilidad. En ese momento se quería hacer una convertibilidad de un dólar por 4 mil sucres, pero no fue posible hacerlo y después las condiciones se agravaron. Esto provocó que la economía continuara con una ola de deterioro que venía dada sobre todo por la aprobación en el año 1994 de una ley que permitió que las tasas de interés queden en libre rotación, por lo que entraron capitales golondrina al país y salieron capitales offshore. Esto significó cerca de 4 mil a 5 mil millones dólares de ingresos de capitales no estables y que estimularon la economía del consumo y del crédito para el consumo, luego se fugaron sin ninguna restricción en el año 1995 cuando Ecuador tiene un conflicto bélico con Perú y generaron un hueco de la misma cantidad. La gente que tenía en ese momento préstamos para el consumo no pudieron generar los recursos para pagarlos. Se convirtió primero en un conflicto de liquidez, luego de solvencia y la banca quebró en el año 1999. Esto estaba agravado por un comportamiento especulativo de la banca con un spread bancario de hasta 50 puntos (una economía sana tiene un spread bancario de unos 3 puntos).

´Se pidió el apoyo de Domingo Cavallo para que le diera unas ideas sobre el manejo de la economía´ Click To Tweet

Evidentemente la gente depositaba con ánimo especulativo, la banca en absoluto prestaba para generar créditos productivos sino solamente de consumo, a tasas increíblemente altas de las que la gente no se percataba. Todo esto generó prácticas de consumo increíbles y cuando tienen que responder los sectores financieros a los capitales golondrina que estaban saliendo del país, no tenían los recursos para afrontar el pago y, por lo tanto, a pesar de que el discurso neoliberal dice que el Estado no debe intervenir, hacen intervenir al Estado para que el Banco Central se convierta en un prestamista de última instancia y salve a los bancos de la quiebra que ellos mismos provocaron. Esta es la lógica del capitalismo donde los grandes capitales privatizan las ganancias, pero socializan las pérdidas. La historia termina con la decisión de dolarizar la economía, con un tipo de cambio de un dólar por 25 mil sucres, es decir la gran cantidad de recursos que los ciudadanos entregamos a la banca para que genere su salvataje fue absolutamente increíble.

 

¿Cómo afectó a la ciudadanía?

Déjame ponerte un ejemplo: mi abuelo cuando vendió su única propiedad, que era un terreno, llegó a tener 65 millones de sucres, y con eso de alguna u otra manera el banco le entregaba, descontando los impuestos e intereses, unos 1700 dólares. Con eso ya no tenía dinero siquiera para solventar su consumo normal y tuvieron que pasar a comer en la casa sus hijos. Perdona el ejemplo tan casero, pero eso demuestra de alguna u otra manera que ir por el camino de la dolarización sería complicado, primero por el shock que genera en ese momento, pero después y tal vez lo más importante es que uno queda atado a un tipo de cambio fijo y prácticamente pierde la capacidad de hacer política monetaria. Esto hace que se pierda la competitividad de los bienes de exportación. El caso ecuatoriano muestra, por ejemplo, que ante una crisis externa como la que tuvimos en el año 2014-2015, el resto de los países devaluaban sus monedas para hacer más competitivas sus exportaciones, pero nosotros no lo podíamos hacer lo que generaba grandes aprietos por proteger la balanza comercial. Ojo con esto, cuando uno opta por un modelo dolarizado, ese modelo solo funciona con dólares, esto quiere decir que si uno no controla la permanencia de los dólares en el mercado interno y sigue abriendo las importaciones como el gobierno de Lenin Moreno o el de Macri quieren hacerlo, pueden generar lo que llamamos el “Bobo aperturismo” que es una lógica de abrirse sin beneficio inventario de las importaciones. Lo que termina pasando es que si las importaciones son mayores a las exportaciones tienes una carencia de dólares y, por lo tanto, tienes un problema. Cierro con esta idea: si fuera tan buena la dolarización, ¿por qué Perú, Brasil, Colombia y otros países no están dolarizados? el país que tomó la decisión de hacerlo fue el Ecuador y en ese momento tuvo y ha tenido muchas dificultades para sostener la crisis internacional del 2014-2016.

´Es la lógica del capitalismo, donde los grandes capitales privatizan las ganancias, pero socializan las… Click To Tweet

 

¿Hay otros casos?

Tienes otro caso en Panamá que se convirtió en un régimen de baja imposición, es decir, su lógica está en atraer y conquistar esos capitales golondrina u offshore que ya conocemos los niveles de responsabilidad que tienen aparejados.

pabel-correa

¿Por qué durante el gobierno de Rafael Correa, a pesar de ser críticos a la dolarización, no pudieron recuperar la moneda nacional?

Tal vez se deba a una frase muy simple: entrar a la dolarización es muy fácil, salir es casi imposible. Cuando entras en convertibilidad lo que haces es esconder la maquinita de hacer billetes para que no tengas la tentación de imprimir billetes sin respaldo y, por lo tanto, generar un proceso inflacionario. Cuando optas por un modelo de dolarización no escondes la máquina de hacer billetes, si no que la rompes, es decir que prácticamente anulas la posibilidad de generar moneda propia. Entre las ventajas de generar moneda propia es que permite tener una mayor competitividad cuando tú devalúas tu moneda para las exportaciones. Los países latinoamericanos que seguimos siendo lastimosamente primario exportadores o somos muy dependientes de nuestra exportación de productos primarios solemos tener un problema con esto, por eso es que el tema sería tan fácil como esto: entrar a la dolarización es fácil, salir de ella es imposible.

´Es un modelo que te deja muy susceptible de choques externos´ Click To Tweet

 

Los actores económicos sí encuentran tranquilidad en la dolarización, pero hasta que se generan choques externos o hasta que de alguna u otra manera se ve que el país pierde la posibilidad de tener soberanía sobre sus propios recursos y esto evidentemente no es muy fácil de entender. Claro que generalmente en Ecuador se ha visto como un bien social a la dolarización por la estabilidad que ha generado, pero también me parece que ha sido una especie de freno de mano o de ancla que no nos ha permitido impulsar en términos de desarrollo aún más el país. Nosotros tuvimos que hacer increíbles acomodos y acrobacias para sostener la economía en los momentos de mayores crisis por las restricciones que tiene el modelo dolarizado. Es un modelo que te deja muy susceptible de choques externos y con muy pocas posibilidades de defensa de choques externos, esto es lo que ha hecho prácticamente imposible salir de la dolarización.

Hay un momento, y esperemos que esto no pase en ningún país, en el cual uno no decide salir de la dolarización, sino que esta te expulsa. Es lo que sucede cuando tienes menos dólares en tu economía y, por lo tanto, no tienes la capacidad de sostener el esquema. Esto puede pasar cuando el ritmo de tus importaciones supera el de las exportaciones. De los últimos datos que recuerdo de Argentina, tiene más o menos el mismo problema que la economía ecuatoriana, es decir, que su balanza comercial es deficitaria en forma global. Si Argentina está importando más de lo que está exportando y estuviese dolarizada debería buscar la compensación de esa salida de dólares. Esto es complicado porque te puede dar estabilidad, pero te ata de manos, se convierte en un ancla en perspectivas de desarrollo, genera muchas vulnerabilidades y seguramente no es tan fácil salir como que el modelo te expulse.

Hay una cosa que es muy precisa: ¿cuánto le cuesta al Ecuador generar 20 dólares? y ¿cuánto le cuesta a la Argentina generar 20 pesos? A la Argentina le cuesta lo que valen el papel moneda y la tinta para imprimir, que seguro es bastante menos que 20 pesos. En cambio, acá en Ecuador poner 20 dólares en la economía le cuesta exactamente 20 dólares. Cuando salen 20 dólares de la economía ecuatoriana, nosotros tenemos que traer esos 20 dólares de EEUU, no es que imprimimos por 1 peso eso 20 dólares, sino que necesitamos 20 dólares para reponer 20 dólares. De ahí las restricciones del modelo.

 

Metámonos en la realidad ecuatoriana. ¿Cómo estás viendo el rumbo económico del gobierno Lenin Moreno?

Estamos muy preocupados por el esquema económico que ha tomado el Gobierno, porque creemos que es un esquema que podría ser incompatible con la dolarización. Hace un momento te decía que nosotros tuvimos que hacer acrobacias para sostener la economía en los años 2014 y 2015 que fueron muy importantes en cuanto a golpe para los países latinoamericanos. En los años anteriores, 2008 a 2012 tuvimos importantes precios de las materias de exportación, de los famosos commodities. Ahí no sentíamos el problema porque estábamos teniendo un importante ingreso por la venta de camarones, de cacao, de bananas, de atún, etc. Entonces teníamos importantes ingresos, pero cuando se da la crisis del año 2014 nuestras exportaciones pierden competitividad en primera instancia, en segunda caen los precios y, por lo tanto, empezamos a tener una salida significativa de dólares.

´Abrirse más a las importaciones es incompatible con la dolarización´ Click To Tweet

 

¿Qué tuvimos que hacer? Tuvimos que movernos con normas técnicas para frenar el flujo de importaciones. De alguna u otra manera, nos tocó poner normas técnicas para desestimular las importaciones, pero esas normas técnicas podrían entrar en conflicto con la OMC o con las de los países con los cuales tenemos acuerdos y les aplicamos estas normas, por lo que podríamos tener retaliaciones comerciales en ese sentido. Por ejemplo, si importamos de China una vajilla con un componente de plomo, se impedía el ingreso al país por la regulación en cuestiones de salud. Lo hacíamos por un tema de salud, pero también con una lógica económica de buscar poner normas técnicas para frenar las importaciones. También se implementaron lógicas de salvaguardias, es decir, que a algunas partidas de importación le pusimos unos aranceles más altos por un tiempo perentorio mientras puedes poner a salvaguardias, pero siempre moviéndose en los márgenes de lo que permite la OMC. Por eso insisto, si el Ecuador ahora está diciendo que quiere firmar acuerdos comerciales con todo el mundo eso significa abrirnos más a las importaciones lo que es incompatible con la dolarización. Estarán entrando en los famosos dogmas de la austeridad, es decir que el Estado no invierta los recursos públicos y que al no invertirlos frene a la economía. Esto también es incompatible con la dolarización porque ésta naturalmente debe poner a funcionar todos los motores económicos y Ecuador tiene tres motores: Economía pública, Economía privada y el de la Economía Popular y Solidaria. La lógica es que estos tres funcionen, pero si el Gobierno toma la decisión de apagar uno de ellos, que es la Economía Pública y, por lo tanto, meter el dogma de la austeridad genera un frenazo en la economía donde el remedio es peor que la enfermedad que se quiere curar. Por eso es que en este momento donde la política económica es un calco de lo que ha hecho Macri en Argentina, va por el lado de disminuir entidades públicas, la salida de gente que trabaja en el sector público con lo que implica para esas familias y, finalmente, han tenido las mismas críticas que se han tenido en el momento en que asumió Macri: que lo datos no son los correctos, que el país estaba sobre endeudado, que tienen que generar nuevos endeudamientos para cubrir el hueco fiscal que se había generado y lo que están preparando es el terreno para volver al FMI. No nos olvidemos que incluso un político de derecha decía en Ecuador “el FMI es un muy mal médico porque pone las mismas recetas con países con distintas enfermedades” y los latinoamericanos ya sabemos lo que eso significa donde en los años 90 ustedes tuvieron el corralito, nosotros la crisis financiera y, entonces, los efectos son perversos para nuestra sociedad. Eso es lo que podría advertirse en este momento sobre la economía de Ecuador que lastimosamente sigue, creo, los pasos de la economía argentina.

 

24 septiembre, 2018

Sobre el Autor

Augusto Taglioni

Director de Resumen del Sur, periodista. Mar del Plata