Destacados, Destacados RDS, Entrevistas

Celso Amorim: “Lula va a estar en las elecciones pase lo que pase”

amorim

Faltan poco más de un mes para las elecciones presidenciales en Brasil y se respira un clima de tensión e incertidumbre. El Tribunal Electoral le dio, el pasado 23 de agosto, 7 días al expresidente Lula, detenido desde el 7 de abril y primero todas las encuestas, para responder a 16 impugnaciones contra su candidatura presidencial. En ese contexto, Resumen del Sur conversó con Celso Amorim, diplomático de carrera, Canciller de Lula entre 2003 y 2011 y Ministro de Defensa de Dilma Rousseff de 2011 a 2014 quien rechaza de manera contundente la posible inhabilitación del líder petista y considera que “la vuelta de Lula puede devolver un espíritu de integración en la región”. También criticó la política exterior del gobierno de Michel Temer y sostuvo que “Bolsonaro expresa una extrema derecha fuerte, pero que no le alcanzará para ganar”.

 

¿Cómo analiza la situación en Brasil teniendo en cuenta que falta poco para las elecciones presidenciales y todavía hay un escenario de fuerte incertidumbre?

Sí, es incierto y es toda una paradoja porque tenemos al candidato que más crece y que lidera todas las encuestas, el presidente Lula, con toda la preferencia del electorado. Pero hay una fuerte intención de impedir su candidatura, pese al fallo del Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas que le dijo al Estado brasilero que tiene que preservar los derechos políticos para que Lula sea candidato.

#Lula 'La decisión del Comité de DDHH de ONU no fue publicada' Click To Tweet

 

Parece difícil que Lula no sea inhabilitado. ¿Cree que la justicia y el poder ejecutivo van a acatar ese fallo?

Muchos de los jueces están en una situación difícil. No hablo de la primera y segunda instancia, sino jueces de la Corte Suprema, del Tribunal Electoral y el Ministerio Público que siempre han hablado de la prioridad de seguir las normas del Derecho Internacional, especialmente los de Derechos Humanos que casi tienen un rango constitucional en Brasil. ¿Qué dicen ahora? ¿Qué con Lula no valen? Dicen que es difícil. Lo es, sí, pero más difícil para ellos será no permitirlo.

 

¿Qué potencialidad tiene la formula Fernando Haddad-Manuela Davila en caso que Lula no pueda ser candidato?

Prefiero seguir pensando en la posibilidad de que Lula siga siendo candidato. Fernando Haddad ha hecho un gran trabajo como candidato a vicepresidente y vocero de Lula, pero tenemos que trabajar con Lula que tiene un 39% de intención de voto. Estamos confiados en que pueda ser el.

 

¿Qué le aportaría a la región la vuelta de Lula al poder?

En primer lugar un espíritu de integración. La región está viviendo un proceso de desintegración con los gobiernos neoliberales que llegaron, algunos por elecciones con fuerte incidencia del poder económico y en otros casos con golpes de Estado parlamentarios. Lo cierto es que se desintegró con riesgos de naturaleza política más profunda como la incorporación de Colombia a la OTAN y su salida de la UNASUR. Lula va trabajar para volver a la integración sobre la base del diálogo y con una visión, como hizo en el pasado, que no sea neoliberal, sino que aborde el aspecto social. Sería muy importante, porque además significaría un apoyo muy importante para movimientos progresistas de otros países.

 

¿Cómo evalúa la política exterior del gobierno de Michel Temer?

Brasil desapareció del mundo. Desapareció de las grandes discusiones vinculadas al comercio, la defensa, la seguridad y, las más importante de todas que es la de la integración latinoamericana. Brasil es grande. Es imposible decir que no existe, pero no tiene una posición propia, y eso es negativo. Por ejemplo en el caso de Venezuela en donde junto a los países del Grupo de Lima se trabaja para el aislamiento de ese país. Eso no contribuye para nada en la solución de conflictos que existen, pero que tiene que ser resueltos por los venezolanos mediante el diálogo.

 

Hay muchos intelectuales y políticos que ubican a los gobiernos de Lula y Dilma dentro de la teoría del Nuevo Desarrollismo. ¿Cuán lejos ha quedado esto luego de la destitución de Dilma Rousseff?

Esa idea no es una idea que tenga que ver solamente con el Partido de los Trabajadores. Hay gente con visión más nacionalista que hablan de Nuevo Desarrollismo. Lo esencial es no es aceptar la idea que nuestro país sea totalmente dependiente de las grandes potencias mundiales, sobre todo del mundo capitalista y ser capaces de enfrentarla a través de la defensa de la industria, apoyando la diversificación económica y, sobre todo, con la integración regional como instrumento que haga posible que nuestros países enfrenten un mundo de bloques. Es muy importante tener un mundo en el que se pueda dialogar desde una perspectiva multipolar con EEUU, pero también con la Unión Europea, BRICS, África y los países sudamericanos.

 

Jair Bolsonaro está teniendo más vuelo mediático fuera de las fronteras de Brasil. ¿Qué opinión le merece y qué puede pasar si Brasil cae en sus manos?

No creo que caiga en sus manos, pero es indiscutible que hay una tendencia de extrema derecha en Brasil. Es fuerte, pero en mi opinión no representa más del 15 o 18 por ciento de la población. Hay gente que dice que va votar por él porque están cansados del sistema y no encuentran otra solución para cambiarlo, pero no creo que pase del limite al que llegó. Tal vez llegue a una segunda vuelta, pero no alcanzará para ganar, sobre todo si Lula es candidato.

#Brasil 'Espero que sea Lula directamente. Y si no será Haddad' Click To Tweet

 

En relación a los gobiernos de Lula y Dilma, ¿qué debería cambiar el PT si vuelve al poder?

Yo diría que hay dos campos que son muy importantes: adaptarnos a la situación internacional y a la economía mundial, que han cambiado en relación al pasado. En ese sentido, creo que hay una necesidad de avanzar con una reforma política que otorgue más representatividad del pueblo en el Congreso porque la elecciones en Brasil son muy caras y la influencia del poder económico es fuerte. El otro aspecto muy importante es la de los medios de comunicación. Existe una censura muy grande que es acordada y consentida con los grandes medios. Algunos medios permiten que alguien progresista escriba. Serán un 10 por ciento de los medios, en el resto nada. La decisión del Comité de DDHH de ONU no fue publicada o fue publicada de manera distorsionada, salvo en los medios alternativos. No se interesaron en difundir lo que han dicho los juristas internacionales. Entonces, una reforma de medios que permita una pluralidad es absolutamente esencial.

 

¿Puede el PT ganar sin Lula?

Lula va a estar en las elecciones pase lo que pase. Esperemos que en la boleta. Y si no es así, todos saben que Lula es el numero 13 y entonces el numero 13 va a ganar. Espero que sea Lula directamente. Y si no será Haddad.

 

 

25 agosto, 2018

Sobre el Autor

Augusto Taglioni

Director de Resumen del Sur, periodista. Mar del Plata