Destacados, Infografías

Real Madrid, ¿un club o una empresa?

 

No existe institución dedicada al deporte que genere más ingresos que el Real Madrid. El pasado año, el presupuesto general del club fue de unos 783 millones de dólares. El mismo año, el PBI nominal de la República de Gambia ascendió a unos 886 millones de dólares. Un número ligeramente mayor al monto que dispone el club español, salvo por el detalle que el país africano tiene un millón ochocientos veinticinco mil habitantes, mientras que el Madrid tiene una plantilla de 776 empleados (incluyendo jugadores y técnicos).

Dirán que es una cuestión excepcional, pero revisemos el ranking actual de presupuestos de los clubes europeos:

  • Barcelona – 897 millones
  • Real Madrid – 690,3 millones
  • Manchester United – 655 millones
  • Bayern de Múnich – 570 millones
  • Manchester City – 548 millones
  • PSG – 540 millones
  • Juventus – 500 millones
  • Chelsea – 472 millones
  • Arsenal – 417 millones
  • Borussia Dortmund – 400 millones
  • Liverpool – 361 millones
  • Atlético de Madrid – 343 millones
  • Tottenham – 288 millones
  • AC Milan – 263 millones

 

(Vale aclarar que los montos están en euros y que la cifra del Real Madrid no incluye las plusvalías por las ventas de jugadores).

 

El interrogante surge en cómo hace el club merengue para facturar tanto luego de pagar altísimas primas a sus jugadores por los torneos ganados y continúe con un saldo de tesorería de 178 millones de euros y un endeudamiento neto negativo en -10,3 millones de euros. La respuesta es simple: sus directivos tienen bien en claro que no se trata sólo de una entidad deportiva, sino de una empresa global de entretenimientos.

 

El Objetivo del Real Madrid

 

Muchos clubes quieren llegar a ser el Real Madrid, o al menos emular su rentable modelo de negocio. Pero existe un modelo que el mismísimo club español envidia y aspira alcanzar. No estamos hablando de un club, sino de una institución conocida por todos: la Walt Disney Company.

Siguiendo los pasos de Disney, la entidad española cuenta con medios de comunicación, productos de consumo, medios interactivos, contenidos audiovisuales y hasta tiene en proyecto la creación de parques temáticos.

Por supuesto que la compañía creadora de Dumbo y Wall-E (que incluye a empresas como ABC, 21st Century Fox, Pixar, Marvel Entertainment o Lucasfilm) ha hecho que sus personajes agiganten la marca. Y por ese mismo camino transita el Madrid.

El ridículo pase record de Gareth Bale por 99 millones de euros, figuras como Cristiano Ronaldo, Karim Benzema o aquel equipo galáctico con Zidane, Ronaldo, Figo y Beckham, no hacen más que confirmar que lo que buscan es incorporar y publicitar a sus Mickeys, Plutos y Donalds.

El histórico lema “El club de los socios” ha quedado bastante lejano. Las entradas y abonos, a diferencia de muchos clubes del mundo, están en el tercer lugar en cuanto a ingresos, mientras que el principal ingreso es, por supuesto, el marketing y merchandising. Las estimaciones del club (que cuenta con más de 200 millones de seguidores en las redes sociales) hablan de más de 350 millones de dólares recaudados por marketing y publicidad.

3bbf718e-81dc-4ef9-9277-f15a8a3c1750

 

 

El hombre detrás del éxito económico

 

Este modelo de negocio basado en una lógica empresarial fue impulsado y sostenido por Florentino Pérez, quien es a su vez presidente del club madrileño y máximo accionista de ACS, la compañía constructora más grande del mundo que supo extenderse como un pulpo y hoy posee acciones en las más grandes constructoras de EEUU, Alemania y Australia.

La revista Forbes le otorgó el premio al “mejor CEO de España” en 2017. Supo transitar por la política cuando en 1979 fue concejal por Madrid, además de ocupar algunos cargos de gestión. Formaba parte de la Unión del Centro Democrático (UCD), un partido de centro-derecha con algunos elementos provenientes del franquismo.

Durante la crisis española, el Real Madrid no dejó de incorporar estrellas a su equipo, pero el ajuste sí pudieron sentirlo los empleados del club, que denunciaron pérdidas de derechos y beneficios.

Pérez negoció la remodelación del mítico Santiago Bernabéu con la empresa emiratí IPIC, a cambio de conceder los derechos del nombre del estadio. Esta modalidad de estadios con nombre comercial nació en EEUU y luego fue tomada en Inglaterra y Alemani. Si bien hoy “El Madrid” se encuentra en litigio por este tema, muchos clubes del mundo ven a la estrategia con otros ojos. “Si lo hace el Real, algún beneficio económico habrá”.

No sabemos si Florentino Pérez buscará congelarse o poner una montaña rusa en el estadio, lo que sabemos es que seguirá con este modelo de negocio que va mucho más allá de los (buenos) resultados futbolísticos, incluso más allá del deporte. Solo esperemos que esta lógica empresarial no dañe lo más hermoso del fútbol.

22 agosto, 2018

Sobre el Autor

Editor General - Traducciones, gráficos e infografías / Periodista, docente. Mar del Plata, Argentina