Opinion

El desafío de Petro y el riesgo del retorno del uribismo al poder

 

petro

 

El 17 de junio habrá segunda vuelta en Colombia. El senador uribista Iván Duque enfrentará al exalcalde de Bogotá Gustavo Petro en el primer desafío electoral luego del acuerdo con las FARC. La lectura de los resultados de la primera vuelta nos llevan a pensar que el Centro Democrático de Álvaro Uribe mantiene intacta su maquinaria electoral luego del 39,11 por ciento de los votos alcanzados. Pero una segunda lectura nos lleva a la conclusión que el 25,10 por ciento de los votos logrados por Petro (con todos los medios en contra y en una notoria cancha inclinada significa un verdadero triunfo para una fuerza nueva como Colombia Humana.

¿Quién llega mejor? ¿El uribismo con casi 15 puntos de ventaja o Petro con la posibilidad de crecer ante una propuesta que los colombianos ya conocen? Este será el interrogante que recorrerá la política colombiana durante la previa del balotaje.

´Los colombianos están preparados para dar vuelta una página de más de 50 años de violencia´ Click To Tweet

 

Ensayemos algunas hipótesis. La propuesta de Iván Duque es conocida y bastante básica: dar por tierra con el acuerdo de paz con las FARC y volver a un esquema de confrontación dura con la desarmada guerrilla. Con el expresidente Álvaro Uribe manejando los hilos, la estrategia electoral estará orientada a derribar el legado de Juan Manuel Santos y hablar de “futuro” y de una “Colombia para todos”. 

Por su parte, Gustavo Petro tendrá que redoblar su esfuerzo en un escenario que le será hostil y demostrar que su “progresismo humano” no tiene nada que ver con la izquierda ligada al chavismo venezolano o a las FARC, a la que teme buena parte de los colombianos, sobre todo en los centros urbanos. Petro se encargó una y otra vez de desmentir los vínculos y hasta llegó a tildar a Nicolás Maduro de dictador.

´La estrategia de Petro será seguir el legado de Juan Manuel Santos con el acuerdo de paz´ Click To Tweet

 

Pero independientemente de las maniobras de campaña, la cuestión de fondo es que los colombianos están preparados para dar vuelta una página de más de 50 años de violencia. En ese marco, Colombia Humana deberá consolidar el apoyo de zonas rurales, donde obtuvo un buen apoyo, y seducir al votante de Sergio Fajardo (tercero en las elecciones generales con más de 4 millones de votos) para mejorar en ciudades importantes como Medellín (en donde Petro sacó sólo el 7,7 por ciento) o Bogotá donde, a pesar de haber gobernado, perdió justamente con Fajardo.

Al mismo tiempo, Duque también debe convocar a ese voto que no está de acuerdo con las posturas extremas de la derecha uribista, especialmente en lo vinculado con la paz. Por lo pronto, no será fácil para el Centro Democrático sumar más de diez puntos dentro de los votos que se reparten entre los otros candidatos. 

La participación será clave para el resultado final del 17 de junio. El 53 por ciento registrado en el primer turno es superior al de 2010 y 2014 (no se llegó al 50 por ciento) y podría definir la victoria para uno u otro candidato. En ese sentido, la estrategia de Colombia Humana será incentivar a los ciudadanos a votar y demostrar que la propuesta de Petro de seguir el legado de Juan Manuel Santos con el acuerdo de paz y constituir un progresismo moderno, desarrollaste y sobre todas las cosas, sin violencia es absolutamente posible. 

´Petro carga con la posibilidad de una reconfiguración del progresismo en América Latina´ Click To Tweet

 

El riesgo del retorno al poder de la extrema derecha se duplica si se tiene en cuenta otro de los legados de Santos, en este caso nada positivo, como es la oficialización del ingreso del país como miembro de la OTAN. Esa herramienta en manos de Duque podría implicar una nueva fase de confrontación con la guerrilla y un absoluto empeoramiento de las relaciones con Venezuela, generando así una fuerte inestabilidad regional. No hay manera de pensar que Colombia deje de ser el país con más desplazados internos del mundo o terminar con el escalofriante dato de 386 líderes sociales y de Derechos Humanos asesinados desde la firma de los acuerdos de paz. Petro carga sobre sus espaldas la posibilidad de modificar este conjunto de cosas y empezar a ser parte de una reconfiguración del progresismo en América Latina. Tal vez, con características distintas a las experiencias de la última década.

Las cartas están echadas, el desafío de Gustavo Petro es enorme y la posibilidad de dar vuelta definitivamente una página triste de la historia de Colombia y la región dependerá de lo que se elija el 17.

28 mayo, 2018

Sobre el Autor

Augusto Taglioni

Director de Resumen del Sur, periodista. Mar del Plata