América Latina, Destacados, Destacados RDS, Mundo

¿Cuántas vidas tiene el chavismo?

 

maduro-falcon

El 20 de mayo habrá elecciones presidenciales en Venezuela y el chavismo aceita su maquinaria electoral para aprovechar la dispersión opositora. Mientras tanto, el bloque antichavista regional anticipó que no reconocerán los resultados y la Mesa de Unidad Democrática se divide entre jugar con las reglas del gobierno o apelar a la abstención y a la presión internacional.

 

El factor de la abstención

El chavismo demostró ser una contundente fuerza electoral luego de triunfar en las elecciones regionales y municipales del año pasado. Luego de violentas movilizaciones, el Gobierno retomó la iniciativa y Venezuela recuperó la normalidad electoral, a pesar de las denuncias de la oposición. Maduro logró la cohesión interna para consolidar una retórica apuntada a visibilizar a responsables (ajenos) de la crisis que vive el país y en el lanzamiento de medidas creativas como la instrumentación de una criptomoneda para esquivar el ahogo financiero instrumentado por Estados Unidos y aliados.

¿Será posible una alternativa al chavismo por izquierda o desde una perspectiva progresista? Click To Tweet

 

Con la hiperinflación y la escasez de recursos básicos en el centro de la escena, la elección del 20 de mayo se divide entre Nicolás Maduro y Henri Falcón, aunque hay otros 8 candidatos. El chavismo sabe que el nivel de abstención es elevado y perjudica directamente a la oposición que no logró ponerse de acuerdo en la estrategia a tomar. Para la línea más dura de la Mesa de Unidad Democrática, la abstención es la mejor táctica para aumentar la presión internacional. Los países antichavistas que se agruparon en el denominado Grupo de Lima anticiparon que no reconocerán los resultados de las elecciones. Apresurado ellos, no contemplaron que algunas encuestas dan arriba a Henri Falcón. Incluso las encuestas más favorables para el gobierno no marcan una diferencia mayor a diez puntos.

 

¿Quién es Henri Falcón?

Político y militar. Fue gobernador del Estado de Lara por el chavismo entre 2008 y 2012 hasta que se alejó de Hugo Chávez por diferencias con el rumbo que llevó a adelante el proceso bolivariano. Así entonces, formó su propio partido, “Avanzada progresista”, y logró su segundo mandato como gobernador de 2012 a 2017.

Falcón no tiene el pasado golpista del resto de la oposición y aceptó las reglas del chavismo para la inscripción de la candidatura. El principal candidato opositor busca interpelar al electorado chavista desilusionado con el liderazgo de Nicolás Maduro y construir la representatividad perdida por la oposición durante todos estos años de virulencia e intransigencia. Ya lo dijo él mismo en varias ocasiones,  “la abstención es un terrible error”. ¿Será posible una alternativa al chavismo por izquierda o desde una perspectiva progresista? ¿O todo es parte de un espacio común que profundizará la división y el revanchismo?

Maduro hace campaña demostrando que hay fuerzas muy poderosas (que las hay) haciendo todos los esfuerzos para destituirlos. Para eso, el chavismo cuenta con dos puntos de apoyo clave: la capacidad de movilización y la maquinaria electoral. El presidente dijo que después del 20 de mayo se viene un camino de prosperidad y desarrollo. En un contexto de aislamiento regional y lobby internacional de los principales centros de poder, esto parece difícil. La alianza con China y Rusia podría ser la salida, aunque tiene sus limitaciones. Falcón propone otra alternativa contra la crisis económica: la dolarización.

Es un proceso electoral en el que toda la región tiene puestas las miradas. El gobierno bolivariano ha demostrado con audacia e iniciativa tener facultades para resistir cualquier embate mientras a la oposición se les queman los papeles cada vez que tiene que medirse por las urnas.

 

¿Cuántas vidas tiene el chavismo?

Desde la muerte de Hugo Chávez y la llegada de Nicolás Maduro al poder, el chavismo tuvo 5 años intensos. Movilizaciones violentas, guarimbas, muertos, elecciones perdidas, triunfos electorales, desabastecimiento, petróleo que sube, petróleo que cae, denuncias y una derecha regional cada día más reaccionaria con todo aquello que huela a populismo.

´El chavismo cuenta con dos puntos clave: la capacidad de movilización y la maquinaria… Click To Tweet

 

El chavismo se ha fortalecido en un contexto en el que cualquier otro país habría caído. El proceso venezolano cuenta con particularidades que otras experiencias suramericanas no tienen y que le permite sostenerse, incluso apelando a actitudes autoritarias.

Con todo en contra y una economía que no mejora, el gobierno bolivariano tiene muchas posibilidades de continuar enfrentando a un dirigente nacido y formado en sus filas. El chavismo ha aprovechado errores ajenos y virtudes propias para construir su base de legitimidad. ¿Seguirá siendo esa la fórmula ganadora? Por el momento, ha sabido golpear cuando parecía estar acorralado y al borde nocaut.

30 abril, 2018

Sobre el Autor

Augusto Taglioni

Director de Resumen del Sur, periodista. Mar del Plata