Literatura y Cine

Kazuo Ishiguro, ganador del Premio Nobel de literatura 2017

ishi

Luego de la polémica que significó la distinción de Bob Dylan como Premio Nobel de Literatura en 2016, la Academia Sueca volvió a su camino más tradicional y este año el galardón fue para el escritor británico Kazuo Ishiguro. Si bien su nombre no aparecía en la lista de favoritos, la elección no resulta descabellada ni sorprendente, dado que Ishiguro es un autor con amplio reconocimiento internacional y varios galardones bajo el brazo, entre ellos el Premio Booker en 1989.

De esta manera, el escritor nacido en Japón se impuso ante varias figuras de peso pesado dentro de la escena literaria mundial, cuyos nombres se venían barajando hace días y entre quienes cabe destacar a Haruki Murakami (Japón), Ngugi Wa Thiong’o (Kenia), César Aira (Argentina), y Margaret Atwood (Canadá), entre otros.

Aunque Murakami suele ser el candidato favorito desde hace algún tiempo, lo cierto es que este año las especulaciones apuntaban en su mayoría a Margaret Atwood, poeta, novelista y activista política que recientemente volvió a ser noticia con su novela más famosa, El cuento de la criada, que HBO convirtió en una serie de calidad y éxito notables. Nacido en 1954 en Nagasaki, Ishiguro publicó en 1982 su primera novela, Pálida luz en las colinas, el mismo año en que obtuvo la ciudadanía británica. Egresado de las universidades de Kent y de East Anglia, ya había dado a conocer algunos relatos en publicaciones que lo vinculaban con otras jóvenes promesas de la literatura en lengua inglesa. Nombres que hoy son, de alguna manera, sus compañeros de generación, un grupo de escritores que durante los años ochenta inyectó vitalidad al panorama británico, y entre los cuales podemos encontrar, por nombrar solo dos, a Martin Amis y Julian Barnes.

Fue con su tercera novela, Los restos del día, de 1989, que se consolidó de manera definitiva, abrazando el reconocimiento público y el visto bueno de la crítica literaria, esa tierra de oportunidades que a cada paso puede empantanarse. Quizás sea ésta su obra más recordada, la primera que se tradujo al español (actualmente la editorial Anagrama tiene en su catálogo toda la obra narrativa de Ishiguro) y también la primera en ser trasladada al cine, en una ya clásica película de 1993 dirigida por James Ivory. Con una producción reposada pero constante, Ishiguro viene elaborando una obra casi sin altibajos, sólida y personal, que despierta un vivo interés con cada publicación y da lugar, de tanto en tanto, a éxitos que trascienden las fronteras literarias; la ya mencionada Los restos del día, y su novela de 2005, Nunca me abandones, una distopía con la que reconfiguró acertadamente su propuesta y dio lugar a un inquietante film que Mark Romanek estrenó en 2010. Como dijimos al principio, el Premio Nobel de Literatura para Kazuo Ishiguro no sorprende, pero sin dudas es acertado. Valgan las palabras de los miembros de la Academia Sueca, quienes elogiaron sus novelas de gran fuerza emocional, en donde el escritor ha descubierto el abismo debajo de nuestro ilusorio sentido de conexión con el mundo.

5 octubre, 2017

Sobre el Autor

Marcos Ojea