Africa, Destacados, Mundo

Elecciones en Ruanda y referéndum en Mauritania

El presidente de Mauritania, Mohamed Uld Abdelaziz.

El presidente de Mauritania, Mohamed Uld Abdelaziz.

(AFP)-Tras una tensa campaña, los mauritanos se pronunciaban este sábado a través de un referéndum sobre la revisión de la Constitución, denunciada por los principales partidos de la oposición.

Durante la campaña, la oposición más radical fustigó al presidente Mohamed Uld Abdel Aziz, de 60 años, al que critica por querer crear un precedente que podría poner fin al límite de dos mandatos presidenciales.

Los colegios electorales de este extenso país, limítrofe con Senegal, Malí, Argelia y el Sáhara occidental, abrieron a las 07H00 GMT y está previsto que cierren a las 19H00 GMT, aunque los resultados no se publicarán hasta principios de la próxima semana.

Uno de los principales interrogantes de la jornada será la participación entre el 1,4 millones de inscritos, ya que la oposición radical pidió boicotear la consulta.

Elaborada entre septiembre y octubre tras un diálogo entre el poder y la oposición moderada, esta revisión constitucional establece la sustitución del Senado por consejos regionales, así como la supresión del mediador de la República y del Alto Consejo Islámico.

El texto también prevé la modificación de la bandera nacional, a la que se añadirían dos franjas rojas para simbolizar “el sacrificio de los mártires” de la resistencia a la colonización francesa, que terminó en 1960.

El último día de la campaña, el jueves, estuvo marcado de nuevo por las intervenciones de la policía, que dispersó con gas lacrimógeno y porras a los opositores en tres barrios de la capital, Nuakchot.

En el poder desde 2008 tras un golpe de Estado, el presidente Abdel Aziz, un exgeneral elegido en 2009 y en 2014 por cinco años, se enfrenta también a una protesta en el seno del Senado que, aún siendo en su mayoría favorable al poder, se muestra crítico con un texto que aboga por su desaparición.

Paul Kagame, presidente de Ruanda.

Paul Kagame, presidente de Ruanda.

Los ruandeses acudieron este viernes a las urnas para designar a su próximo presidente y, en plena jornada de votación, muchos ya han empezado a celebrar la victoria de Paul Kagame, que aspira a ser reelegido para un tercer mandato tras haber reformado la Constitución para poder hacerlo. De este modo, extenderá su poder más allá de los 17 años que ya lleva en el cargo.

Kagame ganó el reconocimiento internacional por presidir una recuperación económica pacífica y rápida en la nación centroafricana desde el genocidio de 1994, cuando unos 800.000 tutsis y hutus moderados perdieron la vida en cien días de violencia.

Pero también se ha enfrentado a un creciente rechazo por parte de críticos y grupos de derechos humanos que denuncian abusos generalizados de los derechos humanos, una censura de los medios de comunicación independientes y la represión de la oposición política.

Se preveía que la participación llegara al 90% en el país de 12 millones de ciudadanos del este de África una vez que surgieran detalles completos, dijo la junta electoral de Ruanda, en unas elecciones que sólo contaron con un candidato de la oposición, Frank Habineza, y otro independiente, Phillippe Mpayimana.

Desde primera hora de la mañana local, ha habido largas colas para poder votar, antes incluso de que los centros abrieran oficialmente sus puertas a las 07.00.

Según los datos de la Comisión Electoral, unos 6,8 millones de ciudadanos estaban llamados a las urnas, cerca de un millón más que en 2010, cuando Kagame venció con un 93 % de los votos.

Kagame, acompañado por su esposa y sus hijos, ejerció su derecho al voto sobre las 11.00 hora local (08.00 GMT) en un colegio cercano a su casa, aunque no quiso hacer declaraciones ante una gran multitud de periodistas.

Poco después de que depositara su voto, sus seguidores empezaron a celebrar en la capital -fuertemente vigilada por la Policía para la ocasión- y en los suburbios su victoria, que en los últimos días los sondeos han situado en un 95 % de los votos.

Sin embargo, el principal rival de Kagame, Frank Habineza, del opositor Partido Verde Democrático de Ruanda (DGPR), se mostró convencido de su triunfo, aunque aseguró que aceptará el resultado si el proceso es libre y justo. “Somos un partido democrático y estoy listo para ganar. Mañana seré presidente, voy a ganar con un 65 %. Aceptaré el resultado de las elecciones, aunque no sea a mi favor”, afirmó Habineza tras votar.

El principal rival de Kagame se mostró convencido de su triunfo: “Voy a ganar con un 65%”

Respecto a los resultados provisionales, el portavoz gubernamental, Louise Mushikiwabo, aseguró que se publicarán “antes de lo esperado”.

El propio Kagame lleva proclamando su victoria en las elecciones desde 2015, cuando el 98 % de la ciudadanía le avaló en un referéndum para modificar la Constitución y eliminar la barrera de dos mandatos presidenciales. Por lo tanto, las posibilidades de victoria para Habineza y el otro aspirante, el candidato independiente Phillippe Mpayimana, parecen prácticamente nulas.

Muchos votantes indicaron que la victoria de Habineza solo podría ser fruto de un milagro y defendieron la gestión de su mandatario.

“He venido a votar al presidente Kagame, ha hecho mucho por la seguridad y el desarrollo de nuestro país”, explicó a Efe Jean Paul Karangwa, que ejerció su derecho en un céntrico colegio de Kigali. En opinión de otro votante, Albert Rudatsimburwa, “los injustificados comentarios de los medios de comunicación occidentales no perturbarán al partido (de Kagame)”.

Una observadora electoral del Consejo de Negocios del Mercado Común de África Oriental y Austral (COMESA, en sus siglas en inglés), Mary Nkosi, recalcó que estas elecciones son las “más seguras” celebradas en África. “Estamos impresionados por la participación. África tiene mucho que aprender de Ruanda “, afirmó y destacó que los ruandeses han acudido a votar sin miedo.

Sin embargo, este aparente ambiente de unidad y reconciliación, que siempre ha abanderado el Gobierno de Kagame, contrasta con las denuncias de organizaciones internacionales que advierten de un “clima de terror” por la represión a las voces críticas.

Por ejemplo, durante la campaña y con el pretexto de salvaguardar la cohesión nacional, la comisión electoral impuso la censura previa a los mensajes en las redes de los candidatos.

Según Amnistía Internacional, las autoridades ruandesas también han atacado la libertad de prensa, con la detención, acoso e incluso asesinato de periodistas, muchos de los cuales se han visto obligados a exiliarse.

En sus primeras elecciones, en 2003, Kagame obtuvo el 90 % de los votos, mientras que en las de 2010, que ya se celebraron sin una oposición genuina, logró el 93 %. Expertos locales aseguran que la causa de estos abultados resultados son la paz y la prosperidad que les proporciona su Gobierno y también el temor a que vuelvan las tensiones étnicas que acabaron en el genocidio de 1994.

5 agosto, 2017

Sobre el Autor

Redacción Resumen del Sur